Nada personal, solo negocios

Historia de dos mariguanas

En términos estrictamente económicos, los más felices de que no se haya aprobado totalmente la siembra, producción, distribución, venta y consumo general de la mariguana deben ser los propios traficantes. Y es que como casi todo ese hacer está prohibido para 120 millones de mexicanos, menos para cuatro ciudadanos del colectivo SMART, lo demás es simplemente un delito que explotarán las mafias.

Esto porque si en México hubiera empresarios del producto verde, en lugar de traficantes, habría una industria como en muchos estados allende el Río Bravo. De acuerdo con ArcView, una firma de investigación especializada en el mercado de la mariguana, esta industria creció 74 por ciento entre 2013 y 2014, cuando el uso y comercialización, en diversos niveles, se ha permitido en 27 estados de EU.

Con ello, el mercado legal pasó de 1,500 millones de dólares a 2,700 millones.

Para este año, los ingresos para los empresarios de la mariguana podrían llegar a los 4,000 millones, en gran parte en demérito de los grupos mexicanos, donde la producción de la mariguana es más bien artesanal y clandestina.

La creciente producción legal en EU ha cerrado el acceso al mercado de mucha mariguana mexicana, dicen desde la DEA hasta la Organización de Estados Americanos. En el país, además, se supone que el mercado local es muy pequeño. Datos de diversas encuestas de adicciones reportan que el valor del consumo representa apenas 10 por ciento para los traficantes, sobre todo por el precio tan bajo del insumo.

De acuerdo con la DEA, la legalización en partes de EU ha detonado una industria muy rentable e innovadora con una producción de yerba de ultra alta calidad, mariguana premium cuya venta deja rendimientos de más de 1,300 por ciento que la mexicana. Es decir, la humilde hoja mexicana no solo ha perdido mercado, sino valor de mercado ante la estadunidense.

Por ello, en simples términos económicos, la prohibición a la siembra, producción, venta y distribución de mariguana beneficia a los cárteles pues para ellos todo esto es un incentivo para seguir operando en México. Y no solo material mexicano.

La propia DEA ha reportado que EU exporta ilegalmente a México, muchas de las veces por los propios cárteles mexicanos que la venden a precio elevado a quien lo puede pagar.

El mejor dato de lo que las mafias mexicanas ganaban hasta 2011 en EU por el tráfico de mariguana lo dio Rand Corporation: entre 1,500 mdd y 2 mil mdd.

Pero en un mercado que pasó de valorar un kilo en más de 4 mil 200 dólares, ahora es de menos de 800.


barbara.anderson@milenio.com
Twitter: @ba_anderson