Nada personal, solo negocios

Heineken duplica la apuesta mexicana

Dolf van den Brink se emociona cuando habla de México. Mientras se sirve una helada cerveza Heineken me dice que le encanta vivir en Monterrey, la ciudad a la que llegó desde Nueva York hace seis meses con su joven familia para convertirse en presidente y CEO de Heineken México.

"Yo veo un potencial increíble en este país tanto desde el punto de vista económico como de sus tendencias demográficas, por el tamaño de su población joven. Es el sexto mercado cervecero, el primer exportador mundial, pero en consumo por persona está en el lugar 45", agrega. En el país se toman en promedio 59 litros per cápita al año, cuando en Brasil son 68.

Ayer estuvo en la Ciudad de México para anunciar una inversión de 2 mil millones de dólares para los próximos cinco años. Esta cifra es el doble de lo que han invertido en el país desde que llegaron hace un lustro, tras comprar Cuauhtémoc Moctezuma a Femsa. "Es un mercado con muchas oportunidades para invertir. Hoy es la economía undécima, pero en 2050 será la sexta", agrega intercalando palabras en español y en inglés.

Una de las mayores apuestas del plan de inversión es la construcción de una planta en Meoqui, Chihuahua, y la ampliación de las de Orizaba, Tecate y Guadalajara. "Es la primera planta que construimos desde cero desde 1992", afirma. La fábrica demandará una inversión de 7 mil mdp, producirá 5 millones de hectolitros anuales y estará lista para sacar su primera chela en octubre del año que viene.

Un punto interesante — similar a lo que llevamos en la columna de ayer con Nissan y su universidad— es que Heineken también necesita más talento del disponible en esa zona del estado, por lo cual acaba de firmar un convenio de colaboración con el gobierno local y la academia para tener una vinculación directa de sus necesidades con los egresados de las universidades técnicas.

Si bien la planta está en la línea norte y uno podría pensar que la producción sea en su mayoría para exportar a EU, la verdad es que piensan que siete de cada 10 cervezas de esta planta sean para el mercado doméstico. "El norte del país tiene mucho potencial y ya teníamos una planta en Monterrey, otra en Tecate y nos faltaba algo en medio... en Chihuahua", agrega. En la nueva fábrica producirá Tecate, Indio, Dos X Lager y Amstel Light. Esta última es la nueva marca que traen al mercado mexicano.

Tecate es la marca más poderosa de Heineken, la que más ingresos genera y "posiblemente la más importante en todo México; de eso estoy casi seguro", afirma con un sonrisa que suena a un guiño para su gran rival, Grupo Modelo.


barbara.anderson@milenio.com
Twitter: @ba_anderson