Nada personal, solo negocios

Grupo Posadas: sin medias tintas

Hace más de dos años, la mayor operadora de hoteles de México estaba en medio de su peor tormenta financiera: una deuda de 450 mdd hacía tambalear el emporio creado en los años 60 por el patriarca de la familia.

Gastón Azcárraga, enredado en el escándalo de Mexicana de Aviación, dejó la dirección de la empresa a su hermano menor, José Carlos. Lo que vino después fue una reestructura, un rally de ventas de propiedades (17 hoteles propios y 11 arrendados) y un cambio en el modelo de negocios. “Arrancamos siendo dueños de hoteles, pero hemos evolucionado a ser proveedores de servicios. Que los hoteles los hagan terceros y nosotros los operamos”, explica José Carlos Azcárraga.

Solo invierten en 15% de las propiedades que llevan sus marcas. Hoy tienen 123 hoteles, de los cuales dos terceras partes son de inversionistas privados pero gestionados por Posadas.

De estar en la peor crisis financiera de su historia, ahora están frente a la mayor expansión de la empresa. Hay 47 hoteles en lista de apertura entre 2015 y 2016, donde una tercera parte es de Fibras (fideicomisos de infraestructura y bienes, y generarán unos 5 mil empleos directos).

“Para nosotros esto es un récord de dimensiones pocas veces vistas. Antes nos gustaba decir que abríamos un hotel por mes. Con estas cifras estaremos abriendo desde este año casi dos hoteles mensualmente”, agrega.

La expansión de Posadas no solo es en destinos de playa, sino que hay dos sectores que impulsan el crecimiento en ciudades del interior del país. El boom automotriz ha sido un gran imán de inversiones en la zona del Bajío y del Norte, mientras que la reforma energética les suma clientes en la zona del Golfo.

Y dentro de los pocos, poquísimos hoteles donde el grupo invierte en la parte inmobiliaria, acaban de anunciar la construcción de un Fiesta Americana Grand en Punta Diamante Acapulco, que demandará una inversión de 80 mdd y contará con 350 habitaciones.

“A este proyecto le tenemos especial cariño porque fue ahí, en esa ciudad, donde arrancamos hace 45 años con el grupo. En Acapulco abrimos nuestro segundo hotel”, recuerda Azcárraga. En poco más de cuatro décadas crecieron hasta ser la cadena más grande del país y en los últimos tres años pasaron del infierno al paraíso.

 

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson