Nada personal, solo negocios

Gabriel Guerra Castellanos: de pionero a Dallas

Para su cumpleaños 15, la agencia de relaciones públicas Guerra Castellanos y Asociados (GC&A) no quiso fiesta ni chambelanes ni hielo seco, sino un viaje a Estados Unidos.

Este viaje es el punto de partida de una nueva etapa en la trayectoria de esta agencia fundada por Gabriel Guerra Castellanos, que ya suma 30 clientes en el país y varias decenas de ejecutivos de cuentas: un nuevo negocio en Texas.

"Hacía tiempo que coqueteábamos con la idea de expandirnos geográficamente y evaluamos ciudades como Miami y Los Ángeles, pero nos terminamos decidiendo por Dallas", me explicaba.

Hubo un par de factores que abonaron la idea: 1) el límite natural que tienen las agencias de relaciones públicas, que no pueden tener como cliente a dos empresas del mismo giro de negocios que compitan entre sí (y con las sinergias que se están dando actualmente estos acuerdos dejan muy poco espacio para nuevos cuentas), y 2) una empresa mexicana que necesitaba acompañamiento también en su expansión internacional como es Volaris. "Dallas es la verdadera capital de los negocios de Texas, es el dinero viejo de las grandes fortunas ligadas al petróleo, minería, agricultura. Y cuando digo dinero viejo no es algo despectivo, sino de una manera diferente de hacer negocios, con visiones de mucho más largo plazo siempre", agrega.

Lo interesante de esta nueva agencia texana es que está conformada por un equipo binacional (de ejecutivos que ya estaban viviendo en Dallas), que puede tanto asesorar a empresas mexicanas que quieren desembarcar en EU como a firmas estadunidenses que buscan llegar a México o de empresas locales que quieren una visión nueva sobre cómo llevar su comunicación.

Su intención (que la mantiene desde que fundó en 2001 su agencia local en la sala de la casa de su mamá en la CdMx) es seguir siendo un "traductor" de las necesidades de comunicación de sus clientes hacia las audiencias a las que quieren llegar. Incluso con este mismo mantra montaron en manera paralela en México su agencia de asuntos públicos, que está separada completamente de la parte comercial que ya tenían. "Creo que todo hasta ahora en GC&A ha sido producto no de la casualidad, sino de la habilidad de encontrar oportunidades, por eso mi palabra favorita es la serendipia, que resume precisamente este concepto".

En esta expansión no hay socios capitalistas por detrás, sino el mismo impulso de crecimiento orgánico que lleva su agencia desde hace 15 años: "Nosotros siempre queremos arrancar chiquitos, como el título de esa película maravillosa de Werner Herzog, También los enanos empezaron pequeños".

barbara.anderson@milenio.com
Twitter: @ba_anderson