Nada personal, solo negocios

Fidelidad, lo que Alsea quiere aprenderle a Vips

Alsea hasido una de las empresas más activas este año. Se quedó con una sólida empresade restaurantes española (Grupo Zena) y con la cadena Vips de Walmart.

Estas dos operaciones la consolidaron como la operadora de restaurantes másgrande de Latinoamérica y España y una de las cinco más grandes del mundo.

Con marcas como Starbucks, California Pizza Kitchen, Domino’s Pizza, BurgerKing, P.F. Chang’s y recientemente The Cheesecake Factory, la llegada de lacadena Vips les abre un nuevo segmento de clientes.

La compra se cerró en el mes de mayo y les sumó 360 nuevos restaurantes ala cadena, entre las marcas Vips, El Portón, Ragazzi y La Finca.

“La cadena es para nosotros una gran oportunidad, pero también es una granresponsabilidad, es una marca que tiene 50 años y una base como de 80 millonesde consumidores al año que son superfieles”, explicaba Fabián Gosselin,director general de Grupo Alsea.

El plan es tomarse al menos 12 meses para terminar de digerir no solo lacompra, sino también para entender mucho mejor el concepto de la marca, losconsumidores y los productos que ofrece. Una de las primeras “buenas nuevas”con las que se encontraron en Vips es que tienen una base de clientes muyfieles, con una frecuencia de visita mucho mayor a la que tiene Alsea enninguno de sus restaurantes de comida casual.

“Queremos ser muy responsables con evolucionar la marca de alguna manerainteligente y muy apegada a los gustos del consumidor y no a lo que nosotrospensemos, para poder empezar a traer algunos consumidores nuevos”, explicaGosselin, que parece tener muchas razones para mantener el statu quo. “Tal vezconsumidores jóvenes que por estar buscando la novedad han dejado de ir aVips”, agrega.

Tal vez por esta razón uno de los primeros “ajustes” sea dividir alguno delos inmuebles más tradicionales (y de mayor superficie) de Vips paraincorporarles una cafetería Starbucks.

Pero sin duda uno de los retos será “aprenderle” a esta marca (creada porJerónimo Arango en tiempos de Cifra) cómo se logra ser un clásico al que losclientes regresan constantemente en un negocio tan volátil como elrestaurantero. Vips le puede traer a Alsea mucho más que unos 80 millones declientes nuevos..

 

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson

 

Alsea ha sido una de las empresas más activas este año. Se quedó con una sólida empresa de restaurantes española (Grupo Zena) y con la cadena Vips de Walmart.
Estas dos operaciones la consolidaron como la operadora de restaurantes más grande de Latinoamérica y España y una de las cinco más grandes del mundo.
Con marcas como Starbucks, California Pizza Kitchen, Domino’s Pizza, Burger King, P.F. Chang’s y recientemente The Cheesecake Factory, la llegada de la cadena Vips les abre un nuevo segmento de clientes.
La compra se cerró en el mes de mayo y les sumó 360 nuevos restaurantes a la cadena, entre las marcas Vips, El Portón, Ragazzi y La Finca.
“La cadena es para nosotros una gran oportunidad, pero también es una gran responsabilidad, es una marca que tiene 50 años y una base como de 80 millones de consumidores al año que son superfieles”, explicaba Fabián Gosselin, director general de Grupo Alsea.
El plan es tomarse al menos 12 meses para terminar de digerir no solo la compra, sino también para entender mucho mejor el concepto de la marca, los consumidores y los productos que ofrece. Una de las primeras “buenas nuevas” con las que se encontraron en Vips es que tienen una base de clientes muy fieles, con una frecuencia de visita mucho mayor a la que tiene Alsea en ninguno de sus restaurantes de comida casual.
“Queremos ser muy responsables con evolucionar la marca de alguna manera inteligente y muy apegada a los gustos del consumidor y no a lo que nosotros pensemos, para poder empezar a traer algunos consumidores nuevos”, explica Gosselin, que parece tener muchas razones para mantener el statu quo. “Tal vez consumidores jóvenes que por estar buscando la novedad han dejado de ir a Vips”, agrega.
Tal vez por esta razón uno de los primeros “ajustes” sea dividir alguno de los inmuebles más tradicionales (y de mayor superficie) de Vips para incorporarles una cafetería Starbucks.
Pero sin duda uno de los retos será “aprenderle” a esta marca (creada por Jerónimo Arango en tiempos de Cifra) cómo se logra ser un clásico al que los clientes regresan constantemente en un negocio tan volátil como el restaurantero. Vips le puede traer a Alsea mucho más que unos 80 millones de clientes nuevos.. M