Nada personal, solo negocios

Empeñar vía web, un invento mexicano

Mañana se presenta formalmente en la Bolsa Mexicana de Valores Prendanet.mx, una empresa que innovó con uno de los negocios financieros más antiguos: las prendas.

“Es la primera plataforma prendaria en línea en México y América Latina, y estamos enfocados en un nicho diferente al de las casas de empeño tradicionales”, explica Ramón Pando Rodríguez, fundador de la firma.

¿En qué son diferentes? Primero en el local (que es la web), en los montos de los empeños que promedian los 150 mil pesos (en todo el sector la media es de mil 500 pesos) y en las tasas de interés (el mercado cobra en promedio hasta 24% mensual y ellos rondan 6%).

¿Por qué se metió en este negocio? “Con mi socio empezamos con una agencia de marketing que hacía stands en expos. Caímos en una casa de empeño porque los clientes tardaban 90 días en pagar y con los intereses de aquella prenda estuvimos al borde de quebrar”, recuerda. Y fue ahí donde él y su socio, Juan Carlos Aguirre, decidieron crear un nuevo nicho dentro del negocios de los empeños, pero enfocado para Pymes y emprendedores. “Tenemos un cliente que es un desarrollador inmobiliario que está haciendo un proyecto de mil 500 casas y nosotros le empeñamos 26 para que termine la obra”, recuerda.

Para entender el negocio de las prendas y empeños, compraron una franquicia de El Cerrito, solo que en vez de abrir un local montaron todo en la web. “El millón de pesos que teníamos que prestar en 18 meses lo logramos ubicar en solo tres meses”, destaca Pando.

Prendanet ya tiene seis meses operando y ya ha colocado 7 millones de pesos, con unas 30 operaciones al mes. “Nosotros somos una empresa financiera y, a diferencia de la competencia, no queremos quedarnos con las prendas. Solo ejecutamos 1.8 prendas al mes”, dice Pando. Hoy si bien el DF tiene 70% de las operaciones, cuentan con clientes en Querétaro, Guadalajara, Puebla y Veracruz. Su plan es terminar el año con 80% del país cubierto y abriendo nuevos mercados internacionales como Colombia y Chile.

El negocio de los empeños es centenario, y no ha variado mucho en los últimos tiempos. Pero de las más de 7 mil casas que existen en todo el país, ésta parece haber encontrado un nuevo espacio que ya no necesita ni rejas, ni bóvedas, ni vitrinas.

 

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson