Nada personal, solo negocios

Efectos colaterales que me encantan

En un par de semanas arranca la mayor inversión industrial privada del país de los últimos años: Etileno XXI. Es un gigante petroquímico de la sociedad brasileña-mexicana Braskem Idesa y que ha demandado una inversión de 5 mil millones de dólares (mdd). Después de más de tres años de obras en Coatzacoalcos, Veracruz, este gigante comenzará a producir polietilenos para los mercados nacional y extranjero. "Calculamos este año 750 mil toneladas y el próximo ya subir a un millón", me decía el brasileño Roberto Bischoff, CEO de la firma, quien también calcula cerrar este año con una facturación de mil 500 mdd.

Toda la construcción del monstruo industrial demandó 17 mil empleos, sin contar los 3 mil que genera la propia operación de la planta.

"Queremos darle empleo a todos los que trabajaron de manera momentánea en el proyecto, así como a los 800 habitantes de los pequeños poblados a dos kilómetros a la redonda", me decía Bischoff, que ideó por primera vez en sus operaciones en todo el mundo un plan de outplacement basado en cooperativas productivas.

Hasta ahora ya han capacitado, preparado, armado y comprado a 13 cooperativas, que ya producen en cinco diferentes negocios: granjas de pollos, granjas de tilapia, productos a base de polietileno reciclado, confección de uniformes industriales y productos de higiene y limpieza.

"Después de tres años de haber trabajado con albañiles, soldadores y herreros, quisimos invitarlos a seguir con nosotros. En algunos casos primero tuvimos que alfabetizar para luego capacitar", agrega Cleantho Leite Filho, director de RRII y Desarrollo de Negocios de Braskem Idesa. Desde los servicios de catering, logística, transporte y mantenimiento se están derivando en esta "bolsa interna" de empleados.

La inversión total en ese proyecto fue de solo 10 millones de pesos. Pero los proyectos ya en marcha facturaron el año pasado mil millones de pesos.

¿No es impresionante el efecto multiplicar de capacitar y dar herramientas a la gente?

Es un inicio, es una iniciativa. Pero lo cierto es que ya más de 200 personas que ayudaron a levantar un emporio petroquímico único en Latinoamérica terminaron creando su propia empresa y 93 por ciento de ellas son mujeres que viven en Pollo de Oro, Lázaro Cárdenas, Democracia y Libertad Nahualapa, Los Coquitos, El Chapo y Cinco de Mayo.


barbara.anderson@milenio.com
Twitter: @ba_anderson