Nada personal, solo negocios

Despidos indirectos en Pemex... y lo que falta

Ya hay una sangría de despidos indirectos en la industria petrolera, y el asunto se pondrá más negro todavía. Con un precio muy bajo por barril de mezcla de crudo mexicano, es probable que los más de 10 mil trabajadores liquidados hasta enero en firmas de servicios que atienden a Pemex crezca en varios tantos las próximas semanas.

Hay varios factores en contra. Uno es que en el escenario más optimista, Pemex calcula que el precio por barril este año no superará 55 dólares, una diferencia de 24 dólares contra lo que el gobierno calculó para el presupuesto actual. Ese precio representaría casi una recuperación de 100 por ciento del costo de producción, pero no alcanzaría para completar los contratos con muchas firmas de perforación y de servicios, por lo que se van a revisar.

El asunto es que no solo las firmas internacionales van a sufrir. Si bien ya hubo despidos en Halliburton y Schlumberger, entre otras, hay compañías mexicanas que pronto harán lo mismo. Ojo, éstas no incluyen muchas de las recién formadas a raíz de la reforma energética, sino que son empresas que han sido proveedoras de servicios por años de Pemex Exploración y Producción, sobre todo en perforación y otras áreas estratégicas.

Entre las empresas que van a sufrir por el inminente ajuste de Pemex están Grupo México, Grupo GSM (en equipos Jack Up), Grupo R (equipo para aguas profundas y Jack Up), Industria Perforadora de Campeche, Perforadora Latina, Perforadora Central… de hecho, me cuentan que bastante más de un tercio de los equipos marinos que tiene  Pemex son de firmas mexicanas y el resto de internacionales inscritas en el Registro Federal de Contribuyentes.

Muchas de esas empresas participan de un ecosistema de negocios en el que el costo promedio de perforación en pozos de aguas someras fluctúa entre 20 y 45 millones de dólares. A mayor profundidad, mayor costo. De hecho, la perforación constituye entre 40 y 60 por ciento del costo de operación.

¿Qué va a pasar con muchos empresarios que apostaron a hacer negocio? Obvio que van a sufrir una desestabilización, pues la mayoría colocó deuda para comprar o financiar sus equipos. Pemex tendría que pagarles por las cláusulas en los contratos las penalidades correspondientes, pero habrá pérdidas… y más despidos.

El panorama puede aclararse si hay éxito en las licitaciones de la Ronda Uno, pero eso está en veremos. Eso sí, Emilio Lozoya, el director general de Pemex, puede decir con insistencia que invertir en hidrocarburos sigue siendo atractivo en México.

barbara.anderson@milenio.com

http://twitter.com/ba_anderson