Nada personal, solo negocios

Una Convención Bancaria para levantar la autoestima de México

Han pasado muchas cosas entre la reunión anual de banqueros de 2014 y la del próximo 19 de marzo. Quizás más que en ningún otro ciclo previo: el escándalo de Oceanografía y Banamex, la quiebra del Banco Bicentenario, la caída de las expectativas de la economía, la maduración de la reforma hacendaria y la puesta en marcha de la energética. Hubo cambios fuertes: la salida de Guillermo Ortiz y Alejandro Valenzuela de Banorte; la llegada de Carlos Hank González (soltando Interacciones); la salida de Luis Niño de Rivera de Azteca (y la llegada de Alejandro Valenzuela) a Banco Azteca; Ernesto Torres Cantú tomando las riendas de Banamex (y la salida escandalosa de Javier Arrigunaga); la llegada de Enrique Zorrilla a Scotiabank en reemplazo de Troy Wright. E Inbursa comprando el banco de Walmart.

¿Cuál será el tema central que debatirán los banqueros ahora? “La banca preparada para una gran oportunidad de desarrollo en México, ese es lema este año”, afirma Luis Robles, presidente de la Asociación de Bancos de México.

¿En qué basan este mantra? “En que la banca está sólida, fuerte, líquida y lista para financiar el desarrollo del país y que además hay una gran oportunidad en México que deriva de 20 años de trabajo. Aunque la sociedad no lo ve hoy con claridad, en la banca pensamos que ahí está la oportunidad y que hay que aprovecharla”, abunda.

La CNBV reveló que en 2014 el crédito creció 10.3%. El sector que más creció fue el de créditos a gobierno (25%). Y posiblemente sea el que siga liderando el ranking, ya que la mayoría de los bancos está a la espera de la puesta en marcha de las grandes obras de infraestructura y de las inversiones derivadas de las reformas estructurales.

“Nosotros (la banca) podemos crecer cuatro veces el PIB de México, con lo cual este año podríamos crecer entre 12 y 14% la cartera de crédito”, agrega el también presidente de BBVA.

¿Es muy optimista?, pregunté a Robles: “El optimismo es un estado de ánimo basado muchas veces en intuición. Nosotros somos positivos más que optimistas: hay una serie de factores estructurales que nos pueden ayudar a dar el gran salto. Hay grandes retos, pero en la balanza es mucho más lo positivo que tenemos que los retos pendientes”.

 

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson