Nada personal, solo negocios

La Ciudad de México: de la percepción… a los 'rankings'

Si yo le pido que piense en una ciudad con polución, con muchos problemas de movilidad, con un mercado laboral complejo y con instituciones poco eficaces, ¿en cuál piensa inmediatamente? Seguramente le apareció en su cabeza la postal de la Ciudad de México. Pues no, hay una serie de estudios y análisis que ponen a la Zona Metropolitana del Valle de México como la más sustentable y competitiva del país.

Así reza en el reciente estudio "Ciudades Competitivas y Sustentables 2015", que realizan el Imco y el Centro Mario Molina bajo la tutela de Banamex.

"Creo que es hora de romper con la percepción de que es la peor ciudad del país, la gente debe conocer que el nivel de las instituciones y las gestiones que se hacen en la ciudad la han puesto a la cabeza de la lista nacional", me explicaba Mariuz Calvet, una de las responsables del estudio y directora de sustentabilidad de Banamex.

¿Qué es ser competitivo según este índice? Es tener buenas prácticas de desempeño económico que incluyen un sistema de derecho confiable y objetivo, un sistema político estable y funcional, contar con un mercado laboral, con una economía estable, tener una sociedad incluyente, preparada y sana con gobiernos eficientes y eficientes.

Y ¿qué es ser sustentable? Promover iniciativas y proyectos para el cuidado del medio ambiente y un buen uso de los recursos naturales, que incluye calidad del aire, suelo y áreas verdes, residuos sólidos urbanos, uso de energía y movilidad y transporte.

"Algo importante es que hay mucho trabajo por hacer: si tomáramos una calificación de 100 en los dos aspectos, ninguna de las ciudades mexicana llega a ese número. Los ganadores (como el Valle de México) en un 60 a 70% de una situación ideal. No hay en México una ciudad perfecta", se sincera Calvet.

En el estudio (que abarcó a 78 ciudades) hay ejemplos de destinos que son muy competitivos desde el punto de vista económico pero pésimo desempeño en el área de sustentabilidad. Es el caso de Los Cabos y La Paz. Al revés también hay casos como el de Saltillo, que tiene una alta calificación ambiental pero una baja performance en la parte ambiental. Acapulco, se cuece aparte: está al final de ambas tablas, el peor ejemplo de ambas mediciones.

Hay un pendiente que iguala a todas las ciudades (grandes, medianas, chicas, ganadoras y perdedoras): la movilidad. "A todas las ciudades les haría falta una buena política de movilidad sería algo que aportaría mucho a la calidad del aire pero sobre todo a la calidad de vida", agrega Calvet.


barbara.anderson@milenio.com
Twitter: @ba_anderson