Nada personal, solo negocios

China Railway viene por más

Somos una empresa especializada en el sector ferroviario, la mayor del mundo y en este continente será nuestro primer proyecto. Nos interesan otros proyectos de infraestructura en México”, dice Ying Erqiang, vicepresidente de China Railway Construction Corporation.

Ahora quedan en México unos 20 empleados chinos a la espera de los resultados el 3 de noviembre de la licitación por el tren de alta velocidad México-Querétaro. Hasta la entrega de la oferta, hubo hasta 200 ingenieros de la corporación asiática trabajando con otros 150 pares locales. Juntos se dedicaron los últimos seis meses a este proyecto.

¿Por qué solo les interesó esta licitación y le inyectaron tantos recursos? Porque las demás obras requerían solo empresas nacionales (como el tren México-Toluca) o empresas de países con los que México tiene tratados de libre comercio (caso material rodante de Jalisco o Monterrey).

El grupo de empresas mexicanas que se conformó para este proyecto (Prodemex+GIA+Grupo Higa) dice que, a diferencia de las demás empresas que se bajaron de la licitación, a ellos si les alcanzó el tiempo para presentar la propuesta. “Con mucha seriedad tomamos  este proyecto desde hace 18 meses cuando se anunció y con la misma información de las demás empresas”, afirma Pablo Puig, director ejecutivo y apoderado legal de los socios locales.

En enero comenzaron las negociaciones y los trabajos conjuntos de chinos y locales. “Sin embargo el consorcio se terminó de conformar un día antes de presentar la propuesta. Fue una negociación muy compleja”, agrega Puig. Hoy poco más de 50% pertenece a los socios chinos y el resto se divide en partes iguales entre las empresas mexicanas.

¿Por qué se disparó el valor del proyecto? “Cambió por pedidos de la SCT. Originalmente era construcción y equipamiento. Luego le sumaron ingeniería y diseño, además de cinco años de pruebas extendidas de operación y mantenimiento. Casi 15% del valor total”, responde Puig.

El factor “financiamiento blando” que consiguieron para que el gobierno mexicano acceda a 85% de los fondos por parte del Exim Bank chino es uno de los puntos donde se sabían sin competencia. “Será la mayor inversión del Exim Bank en Latinoamérica. Con este proyecto, el banco debería tener una presencia fija en el país”, remató Ying Erqiang.

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson