Nada personal, solo negocios

Cerveza en chino se dirá "guân"

Ese es uno de los vocablos para decir “corona” en el idioma más hablado del mundo y es como seguramente AB InBev querrá que sea la forma en que los chinos pidan sus Coronas.

Esto porque la empresa que dirige a escala global Carlos Brito está a punto de detonar todo el potencial que por años se ha subrayado que existe para la marca de cerveza mexicana.

Y es que desde los tiempos en que Grupo Modelo estaba en manos de accionistas mexicanos (los Diez, los Fernández, los Aramburuzabala) se hablaba de todo lo que se iba a detonar en ventas de Corona cuando entrara con toda su fuerza en China.

El fenómeno de ventas esperado nunca se dio a plenitud y luego de los muchos movimientos por fusiones y adquisiciones que se dan en el mundo en la industria cervecera, AB InBev, que ya tenía las marcas y activos de Grupo Modelo en su panza, cerró la pinza el año pasado al comprarle a su rival Carlsbed la distribución de Corona en China.

Según un análisis de Trefis Team, ese momento señala la entrada de Corona a China como parte del esfuerzo de AB InBev de “reforzar su portafolio de marcas premium en el país”. Según la firma, la cervecera con capital de Estados Unidos, Brasil y Bélgica, “aprovechará el crecimiento orgánico que le reporten las ventas crecientes del segmento premium de cerveza (…) en el mayor mercado cervecero del mundo”.

De acuerdo con la firma de investigación de mercado Euromonitor, a la fecha China es el país que más cerveza consume en cuanto a volumen. Pero para 2017, el país asiático rebasará a Estados Unidos como principal mercado del mundo en cuanto al valor del consumo de cerveza. Es decir, no solo cantidad, sino calidad. Esto se debe a dos factores: el aumento en el líquido vendido y, más que nada, el aumento de las líneas más caras de las cervezas importadas.

Y es que la empresa ha podido enfrentar con éxito la paradoja en la que en un país que crece 7 por ciento anual en su economía, el mercado cervecero decrece (4.5 por ciento el semestre pasado). Al contrario del mercado chino, AB InBev ha avanzado 1.7 por ciento y ya en los seis primeros meses del año tiene 18 por ciento del mayor mercado cervecero del mundo.

Es en ese nicho donde AB InBev quiere explotar con tres de sus marcas más icónicas: Budweiser, Stella Artois y Corona, que son sus tres “caballitos de batalla” con los que ataca los mercados globales. Son marcas que, según Carlos Brito, el CEO brasileño del mayor fabricante de cervezas del mundo, representan “sorprendentes oportunidades de crecimiento y ganancias”.

barbara.anderson@milenio.com

http://twitter.com/ba_anderson