Nada personal, solo negocios

Buenas noticias desde Suiza (y no son de la FIFA)

Justo ahora que estuvo por estas tierras la presidenta brasileña Dilma Rousseff en su primera visita de Estado a México, veo un reporte sobre la competitividad de algunas de las 61 economías más grandes del mundo. Se trata del World Competitiveness Yearbook, del Instituto Internacional para el Desarrollo del Liderazgo (IMD) de Suiza, considerado uno de los estudios más detallados sobre el avance económico global.

En la edición 2015 veo algo que seguramente no le cayó muy bien a Rousseff: Brasil perdió dos lugares, al pasar del 54 que tenía en 2014 al 56 en 2015. Mientras que México tuvo un avance muy magro, pues llegó al lugar 39, contra el 41 que tenía el año pasado. Es decir, ganó dos lugares.

El primer lugar es EU y el segundo Hong Kong. Entre las emergentes y las naciones del este europeo, la más competitiva es Malasia, en el 14, seguida de Lituania (28), República Checa (29), Tailandia (30)...

Como explica Arturo Bris, uno de los líderes del estudio, el que economías como Brasil y Sudáfrica (53) hayan tenido rezagos de un año al siguiente en su competitividad, contra los avances de China (23) y México, subraya una dificultad para los analistas de los bloques económicos. “Es difícil agrupar a los mercados emergentes en una sola categoría, pues los temas que causan un impacto en su competitividad difieren”, dice Bris.

Para el IMD, los avances de China, por ejemplo, tienen que ver con mejorías en educación y el gasto público, en tanto que Brasil sufre una caída en su economía interna, y en su ambiente de negocios hay poco optimismo.

Con una calificación de 100, EU domina el tema de la competitividad y la brecha con México es enorme, ya que el IMD nos evalúa con 60.933. En el continente sufren Argentina (lugar 59), con 42.729 de calificación, y Venezuela, que es la peor del ranking, al ocupar el lugar 61, con 34.261.

En proyecciones de Goldman Sachs, el valor en dólares de la economía de Brasil se va a contraer este año hasta un tercio, sin importar el crecimiento en el producto interno bruto y con el lastre de una moneda que se deprecia y un consumo que se estanca. Aunque lo mismo se puede decir de México, el tema de la contracción del valor de la economía no funciona igual, pues los más de 470 mil millones de exportaciones son un escudo y el IMD lo reconoce, pues el estudio de competitividad mide cómo manejan las naciones sus recursos y competencias a fin de crear valor a largo plazo.

barbara.anderson@milenio.com

http://twitter.com/ba_anderson