Nada personal, solo negocios

Broxel, una 'fintech' 100% mexicana que crece e incuba

¿Cuántas personas conocen ustedes que cuando se les pregunta cuáles son sus hobbies contestan "las finanzas corporativas" y "la tecnología"? Yo me topé con una, se llama Gustavo Gutiérrez Galindo y es la mano que mece a una de las empresas fintech más activas de México: Broxel.

Es un emprendedor serial que el día después de venderle al fondo Nexus su cadena de restaurantes Arrachera House, en 2011, se levantó, se puso traje y corrió a una oficina con su equipo de mayor confianza a crear el siguiente negocio. En ese momento en una oficina de paso reunió a cuatro personas alrededor de su escritorio. Hoy ya son 500 las que se dedican a tecnología financiera. "No había nada así en México, no había nada disruptivo en el sector. Y arrancamos tras conseguir la licencia principal con Mastercard", me dice Gutiérrez.

En medio del boom de las plataformas de pagos, de apps financieras, del crowdfunding (préstamos entre pares) y de los clubes de créditos en línea (lending), su empresa se encarga de convertirse en el brazo techie que soluciona esos proyectos tanto para empresas de seguros como para bancos, pasando por instituciones de gobierno. "En una semana podemos hacernos cargo de todo un proyecto y hasta lanzar las tarjetas con el logo respectivo", agrega quien ha trabajado uno proyecto para créditos a Pyme en Tabasco y Campeche para el Inadem.

Y si bien ya es un referente sólido en este negocio B2B (de empresa a empresa), su plan ahora es crecer en soluciones financieras para clientes finales (B2C). "Quiero lanzar la mejor plataforma de inclusión financiera del país, con muchas instituciones y de gran alcance", afirma, "era mi sueño desde pequeño: ¿qué puedo hacer para impactar al mayor número de personas y de casas en México? ".

Su equipo de técnicos, que se encarga de hacer los proyectos "traje a la medida" de los clientes, también ha innovado con sistemas de scoring (sistemas de valuación en línea) y accesos biométricos. Basta con que el celular del cliente saque una selfie de su pupila para que pueda acceder a su banca móvil (con la huella digital o con reconocimiento facial). "Somos emisores de tarjetas y llegamos a través de nuestros clientes a usuarios finales", agrega Gutiérrez, quien en diciembre lanzará Broxel app, para llegar directamente a los usuarios de sistemas financieros.

Y me pareció interesante que un emprendedor se convierta además en incubador de otros proyectos. Lanzó este año Broxel Lab, una aceleradora "donde buscamos a emprendedores y les damos toda nuestra cobertura corporativa, desde marketing y apoyo digital hasta mentoring y créditos", agrega Gutiérrez.

barbara.anderson@milenio.com
Twitter: @ba_anderson