Nada personal, solo negocios

Avanza, paciente a paciente, el cannabidiol

Mientras por todo el país se siguen armando los foros de debates sobre la legalización de la mariguana en México, un tema que sigue avanzando, un paciente a la vez, es el de los permisos para utilizar el cannabidiol con fines terapéuticos.

Cabe recordar que hace apenas unos días, una pequeña en Yucatán se convirtió en la tercera paciente a quien le han autorizado ese fármaco proveniente de la mariguana.

El aceite, que no tiene efectos psicoactivos (es decir, no genera adicción), es un derivado que ha demostrado enormes efectos terapéuticos en pacientes con epilepsia infantil que no deja a quien la padece (ni a su familia) dormir o tener calidad de vida. Esto lo sé de manera personal, porque mi hijo Lucca también padece de epilepsia, aunque mucho más moderada que las de los tres pacientes que están usando este aceite.

La utilización del cannabidiol, producido por firmas como Medical Marijuana Inc, es visto como el inicio de una gran industria en México, al grado de que de acuerdo con cálculos de esta empresa, nuestro país tiene el potencial de generar un mercado de hasta 2 mil millones de dólares en la próxima década.

Según Stuart Titus, director general de Medical Marijuana, lo que está haciendo México en términos de debatir el tema de los usos de la mariguana es impresionante y es raro ver países que emprenden discusiones con visos a generar reformas.

Por lo pronto, la empresa promueve vía el distribuidor HempMeds sus versiones del cannabidiol: RSHO y RSHO-X, aunque es la segunda la que tiene el permiso de Cofepris.

Vale la pena recordar que lo que Medical Marijuana promueve es el derivado del cáñamo (hemp), que tiene más concentración de cannabidiol. El cáñamo se diferencia de la mariguana porque ésta se cultiva con énfasis en la producción del tetrahidrocannabinol, que es psicoactivo.

Y, por cierto, en cuanto al debate del uso médico o terapéutico uno de los legisladores más activos en la promoción de la legalización de la mariguana para su uso con fines terapéuticos es el diputado federal regiomontano Waldo Fernández (PRD).

Muy a la moda, el diputado federal inició una consulta en redes sociales para saber qué opina la población, y hasta ahora más de 80 por ciento de los participantes apoya la idea.

La postura del legislador es que la posibilidad de importar libremente estos medicamentos, o producirlos nacionalmente, beneficiaría a miles de mexicanos que requieren de tratamiento para aminorar padecimientos para los que no existe una mejor alternativa.

 

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson