Nada personal, solo negocios

Los 30 Aston Martin que se venden en México

En una semana se estrena en México Spectre, la nueva película de James Bond. Tenemos una presencia especial en esta ocasión (recordarán las andanzas de Daniel Craig por el Zócalo hace unos meses) y tal vez este estreno y la megamuestra del 007 que está por estos días en Carso sean motivo de un alza en las ventas de la exclusivísima marca inglesa en nuestro país.

La marca se instaló en México (en una coqueta concesionaria en Polanco) en febrero del año pasado y en este poco tiempo somos su principal mercado en toda Latinoamérica.

"Superamos los targets que nos pusimos al principio, vendimos 20 por ciento más de lo que habíamos calculado cuando llegamos", me decía Martin Josephi, director general de la compañía en México, mientras termina los detalles finales de la exhibición en el DF del modelo DB10 que la marca fabricó precisamente para la película.

Este año, sin ir más lejos cerrarán vendiendo unos 30 coches. La mayoría se vende de contado, pero al menos seis de estos autos fueron por arrendamiento. Eso sí, el que quiera azul celeste... bajo este esquema, el cliente debe traer su propio plan de leasing bajo el brazo, o su crédito.

¿De cuánto estamos hablando? Un rango por unidad de entre 170 mil y 400 mil dólares. El modelo más caro es uno de los más emblemáticos de la marca, el Vanquish.

¿De quiénes estamos hablando? "El cliente promedio es un hombre (nueve de cada diez), y todos empresarios. Las edades van desde los 30 a los 60 años", agrega el ejecutivo.

Los modelos Aston Martin —cuando se piden a la medida— tardan unos cuatro meses en llegar desde Inglaterra.

¿De dónde estamos hablando? La gran mayoría de los clientes están en el Distrito Federal, en Guadalajara, Chiapas, Cancún, Puebla y Monterrey.

"Con el estreno de la película espero un pico en las ventas, sobre todo por la posibilidad de tener a la mano al DB10.

La premiere nos trae una temporada muy fuerte de estrategias de mercadotecnia para México", agrega Josephi que es en realidad importador y distribuidor de Aston Martin en el país vía su empresa DB Imports.

Más de un año les costó conseguir la marca, el local adecuado y el staff ad hoc para este nicho tan exclusivo.

Pero parece que la última hazaña de Bond les traerá más que solo el dato curioso de que su auto exclusivo anduvo salvando el mundo por las calles del Distrito Federal.

barbara.anderson@milenio.com
Twitter: @ba_anderson