Nada personal, solo negocios

Aguacates de sangre

El precio del aguacate se disparó en lo que va del año y, según las autoridades, el conflicto en Michoacán no tiene que ver. De venderse al consumidor final en 18 pesos kilo en diciembre, hoy se cotiza entre 42 y 45 pesos. Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, dijo que el incremento tiene que ver con el clima y con la oferta y demanda. Pero hay productores que dicen que es por el conflicto en Michoacán, donde se cosecha 85% del aguacate.

“Nunca ha sido más fácil producir aguacate y nunca ha sido más difícil que llegue al mercado”, me dice un líder empresarial en la industria. Afirma que los avances técnicos y de recuperación de aguas para riego han resultado en récords en las cosechas recientes. Sin embargo, por el conflicto en la región, el fruto no se mueve como se esperaba. El empresario es de Morelia y pidió anonimato porque su familia sigue en la zona. “No sabemos si el cobro de piso, por tonelada producida, por cajón vendido seguirá. Hay una especie de tregua porque los que cobran de pronto se desaparecieron por la presencia de autodefensas y fuerzas federales. No sabemos si regresarán o si alguien los va a reemplazar”. Cuenta que algunos dueños de huertas han recuperado propiedades que presuntos templarios tenían. “Muchos compañeros tienen sus aguacates descuidados, dañados… y estamos en medio de la cosecha fuerte del año, que va de octubre a mayo. Si ahora subió el fruto, para mediados de año va a subir más, a menos de que el gobierno ordene su control o lo subsidie”, afirma.

A escala nacional el aguacate se sigue vendiendo sin problema, pero creen que podrían afectarse las exportaciones, sobre todo a EU. “Allá hablan de los aguacates de sangre”, pues dicen que la compra del producto financia a los cárteles. Según este empresario, la campaña pudiera estar financiada por aguacateros de Florida o California, o de Chile y América Central. “Pero los productores mexicanos están muy fuertes allá e invierten mucho para mantener la imagen del aguacate”.

¿Cuándo cree que las cosas regresen a la normalidad? le pregunto, “espero que pronto. Ahora me voy a Nueva York a platicar con nuevos clientes que quieren nuestro aguacate y me invitaron a ver el Súper Tazón. Ese día es cuando los gringos consumen más guacamole que los mexicanos. Voy a ver qué podemos hacer para mantener nuestro buen nombre allá”.

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson