Nada personal, solo negocios

AT&T: Iusacell, Nextel… y lo que venga

En pocas semanas AT&T pasó a sumar casi 12 millones de clientes en México. Primero sacó un cheque por Iusacell y ayer por Nextel.

Eso sí, las compras fueron a diferente precio. Mientras cada suscriptor de Iusacell le costó 272 dólares a la empresa estadunidense, los de Nextel poco más de 625 dólares. “El precio se justifica porque son la joya del mercado. Los clientes de Nextel gastan el triple que los de Iusacell”, me explicaba Ernesto Piedras, CEO de la consultora The Competitive Intelligence Unit.

La “joya”, como llama a Nextel, tiene consumos promedio por usuario de 445 pesos al mes, mientras Iusacell ronda los 168 pesos (lejos de los 85 pesos de Movistar). “Con 11 por ciento del mercado de líneas celulares, AT&T logrará sumar 15 por ciento de los ingresos del mercado”, agrega Piedras.

Los clientes de Nextel (que son apenas 3 millones) representan 36 por ciento del mercado de postpago, lo que también los vuelve muy atractivos desde el punto de vista financiero. Además, mientras hoy solo 51 por ciento de los usuarios de telefonía celular tiene un smartphone, en el caso de Nextel son más de tres cuartas partes.

“AT&T, además, se queda con las dos redes nacionales más modernas y con mayor poder, las dos son las más veloces y confiables del mercado (instaladas por la china Huawei)”, añade Piedras.

Pero la compra de ayer pudiera no ser la última apuesta de AT&T por el mercado local. En una jugada de ajedrez bien puede quedarse también a mediano plazo con 25 por ciento de Telcel (lo que le quitaría su título de preponderante) y con ello convertirse en un jugador local muy poderoso.

Si América Móvil —que ya declaró su intención de vender una porción de Telcel a una empresa de talla mundial— achica su tamaño en un cuarto, pasará a tener 43 por ciento del mercado y AT&T sumará entre las tres marcas 36 por ciento.

“Sería perfecto, porque América Móvil prefiere, sin duda, una ‘liposucción regulatoria’ en vez de ir al ‘gimnasio competitivo’ y esperarse años hasta perder preponderancia”, explica Piedras, quien agrega que tal vez la mejor manera de vender esa cuarta parte es por regiones.

barbara.anderson@milenio.com

http://twitter.com/ba_anderson