La contracolumna

Duro de Matar

¿Qué carambas hay que hacer para quedar fuera del Mundial? México ya agotó todas las vías habidas y ni para suicidarse es bueno. Si el calentamiento global acabara hoy mismo con el planeta, sólo sobrevivirían las cucarachas y el Tri.

Confirmado que somos la Argentina de Concacaf, el equivalente al Madrid en España, al América en México. Somos insoportables. Costa Rica nos compitió hasta en la extrema fealdad de su camiseta, como si estuviera en juego una membresía perpetua para disputar todos los mundiales que se jueguen de aquí al fin del mundo. Nos ganaron, pero ni así se dieron el gusto de echarnos.

Por más que escarba y escarba, México no encuentra el final del túnel. Ni para tocar fondo servimos. Con pala en mano hemos perforado miles de kilómetros de litosfera y placa tectónica hasta asomar la cabeza en el la otra parte del orbe. Ahora sí, Nueva Zelanda es literalmente el fin del mundo. Se dice siempre que Concacaf es la peor región balompédica del planeta, pero Oceanía es tan mala que ni entra en el análisis cada vez que despotricamos sobre la zona en la que nos tocó vivir. Su representante Nueva Zelanda es el rival ideal si se trata de llegar al Mundial de panzazo y en photofinish. Seguro que ellos piensan merecidamente lo mismo de nosotros.

En noviembre, el éxito taquillero está asegurado con el estreno de las partes 11 y 12 de esta palomera película de acción trágica, cómica y musical protagonizada por los peligros y vicisitudes que atraviesa el Tri camino a Brasil 2014, un dignísimo remake de “Duro de Matar”, con Oribe Peralta en lugar de Bruce Willis. ¿Qué nos depara el guión ahora? ¿Un final hollywoodense en el que todo sea milagroso color rosa guadalupano o una realista y desgarradora súplica por la eutanasia después de tanto tiempo que lleva ya la selección mexicana entubada al respirador en estado vegetal?

www.futbolsapiens.com

twitter@BarakFever