La contracolumna

Canal en juego

Brasil no va a perder en Maracaná contra Uruguay. River Plate no descenderá jamás. México no puede quedar fuera del Mundial. Pero resulta que ¡sí se puede! Súbitamente somos presa de nuestro propio y enfadoso grito de guerra. Y aquí vamos otra vez. Por más que nos hemos esmerado en ser eliminados, seguimos sin conseguirlo.

La selección lo ha buscado con Ochoa y con Corona. Con veteranos como Torrado y con olímpicos como Herrera. Con naturalizados como Chaco y oriundos como Huiqui. Con europeos como Guardado y con ligamexeros como Reyna. Con Chicharito, con Oribe y con ambos. Con Chepo y hasta sin Chepo. Ha intentado todas las combinaciones posibles y la bóveda nomás no abre.

¡Maza Rodríguez no puede ser el capitán! ¿Qué hacen Severo Meza y Torres Nilo en la selección? ¡Chicharito no aporta nada! ¡Saquen a Barrera! ¡Torrado ya está viejo! ¡Fuera Chepo! Cada vez que pasamos lista, encontramos nuevos culpables de la hecatombe. La tronquez del Maza fue castigada y el central no tuvo un solo minuto de juego en el Aztecazo ni en Columbus. Dio igual. Torres Nilo lo acompañó en la banca para ambos partidos, México fue lo mismo. La selección jugó con Severo Meza contra Honduras y perdió, probó sin Severo contra Estados Unidos y perdió. Chicharito no fue titular contra Honduras, ¿contentos? Torrado no pudo tirar polilla contra Estados Unidos, ¿satisfechos? A Barrera lo cepillaron hace rato, ¿asunto resuelto? Tampoco están ya Venado Medina, Juárez, Bofo, Guille

Durante muchos años el Necaxa fue sacrificado para que el América bebiera de su sangre. Luego le tocó al San Luis correr la misma suerte. Ahora era turno del mimado América de dar la vida por el verdadero hijo mayor de Televisa. El Piojo, más los ocho titulares mexicanos del América, más leyendas de ayer y hoy como Ochoa, Reyes y Reyna hubieran sacado las papas del fuego, ¡seguro! Parecía la opción más práctica para vencer a los trabucos panameños y neozelandeses que se avecinan, pero en la cúpula pensaron que Vucetich era mejor idea. Yo al menos hubiera optado por Tomás Boy, aunque fuera una bomba de relojería; ellos prefirieron seguir tomándoselo con calma.

A ver qué pasa en el candente clásico canalero, ojalá ahora sí ganen los del Canal de las Estrellas.

www.futbolsapiens.com

twitter@BarakFever