Voces Ibero

Juguetes para todos


Entre los regalos que se intercambian en esta temporada, sin duda los más esperados son los juguetes. ¿Quién no ha anhelado encontrar unos patines o la muñeca de moda en Navidad o Día de Reyes? La sorpresa es sumamente agradable cuando se recibe exactamente lo que se había soñado. Pero también se pueden provocar legendarias decepciones si lo que encuentran los pequeños debajo del árbol navideño es ropa o dulces. Entonces el berrinche del desilusionado crío tendrá que ser aplacado con promesas para el siguiente festejo. Un juguete puede provocar emoción, infinidad de sonrisas y volverse el compañero inseparable de su dueño. Y es que hay para opciones todos los gustos. Juguetes accesibles que se encuentran en mercados y tienditas, y que incluso pueden ser elaborados por los padres de familia más afanosos. Otros artefactos requieren un presupuesto adicional para pilas y accesorios y, por lo mismo, tienen que ser abandonados al poco tiempo de haberse recibido.  Muy codiciados se vuelven algunos juguetes, como el muñeco Elmo que en los noventa provocó peleas a golpes y considerables desembolsos de padres desesperados por cumplir los caprichos de sus hijos. En este 2014 las listas de regalos incluyeron muñecos de Tortugas Ninja, de Frozen –que le arrebató su corona a Barbie como la preferida de las niñas- y, por supuesto, videojuegos. Hay juguetes que hablan de los países y regiones. Los que se consideraban típicamente mexicanos –baleros, matatenas, trastecitos, rehiletes- fueron desplazados desde hace tiempo por productos extranjeros y actualmente son considerados reliquias dignas de museos de culturas populares. Si el propósito de los juguetes o juegos es despertar una vocación y simular interacciones, también consiguen perpetuar estereotipos de género.Aunque parece haber más conciencia al respecto, durante años la publicidad dirigida a las niñas les presentaba como opciones hornos mágicos, muñecos que lloraban y estuches de maquillaje, mientras que los a los niños se les invitaba a pedir cochecitos, figuras de superhéroes y juegos de construcción.Siempre provocan polémica los juguetes bélicos por considerarlos detonadores de agresividad y violencia. Diversas organizaciones emprenden campañas precisamente para reducir su compra y uso, ya que continúan reportándose incidentes como el de un niño afroamericano asesinado en Cleveland por un policía que confundió su arma de juguete con una real. Reflejo de los valores y las expectativas de la sociedad, los juguetes cumplen una función lúdica y formativa, no solamente en los niños sino también en aquellos adultos que buscan revivir -junto con ellos- un tiempo de inocencia que por breves momentos parece volver.  


abaezduran@hotmail.com