Casta Diva

El mercado del arte Parte 1

Esta es parte de una entrevista que me realizó Faradiva Monsalve, estudiante de Artes Visuales en el ITM de Medellín, Colombia.

¿En el arte contemporáneo se puede hablar de estética?

AL. El arte contemporáneo es un estilo. Su característica principal es la inmediatez, lo actual como tema, por eso la importancia de las obras efímeras, son trabajos realizados para el momento de la exposición del performance, de la bienal, no están pesados para trascender. Es un estilo acaparador y de bajo nivel, hacen todo: video, ruidos, instalaciones, performance y en lo que incursionan lo hacen con baja calidad, porque el discurso está por encima de la obra, las palabras son las que dan sentido a la pieza, entonces es irrelevante la calidad del trabajo. La estética que este arte VIP video-instalación-performance es la del momento, no es creación, es imitación, toma las expresiones de la cultura popular, de la sociedad de consumo, de la publicidad, su estética es un híbrido sin sello propio, es una amalgama de lo que está de moda. Esta adicción a lo inmediato los hace obsoletos de inmediato, nada más efímero que la moda y el consumo, las obras caducan aun dentro del museo. Es la expresión consumista por excelencia.

¿En qué momento usted piensa que el papel del crítico, el curador, el museo y galerías, cotiza la obra? AL: Ellos son el respaldo de la pieza. El curador le otorga sentido y significado. La incluye en sus exposiciones, y en el museo, que es una institución que presta su prestigio social a la obra para definirla como algo que merece ser estudiado, expuesto y resguardado. El nombre del museo se suma como valor agregado a la obra. El galerista le da una cotización económica, lo que convierte en arte a la pieza, lo que esto sea: una pastilla de jabón, unas prendas usadas. Si tiene precio y se vende existe como obra. Este precio muchas veces está impuesto, es decir, carece de una relación precio calidad y no está sujeto a las leyes de oferta y demanda.

¿Quién ejemplifica el modelo ideal de un artista y quién no, por qué?

AL: El artista es el que crea algo que no existía antes de que él decidiera darle presencia. Para lograrlo aprende técnicas para usar las herramientas de las que dispone, inventa un lenguaje y un estilo que le permitan expresarse con libertad. Los falsos artistas carecen de capacidad creadora, o mandan hacer sus obras o las hacen de forma deficiente. Koons declara que no sabe ni hacer un boceto, pero que contrata a los mejores para que hagan sus piezas, tienen un staff que decide también qué obras van a lanzar, es como una agencia de publicidad. Hay el lugar común de comparar esto con los talleres de Renacimiento o con el de Rubens, la gran diferencia es que Leonardo, Rafael, podían hacer sus obras, establecían talleres porque necesitaban apoyo por las dimensiones del trabajo y porque eran los lugares para recibir educación artística. La gran mayoría de los artistas más cotizados son firmas, no son creadores, son factorías de lujo que etiquetan objetos.

www.avelinalesper.com