Casta Diva

Pic-nic

El gobierno de China ha decidido enviar al campo durante varios meses a los profesionales del cine y la televisión, esto incluye productores, directores, guionistas y sus hermosos y famosos actores. El argumento es, retomando las ideas del histórico gobierno de Mao, que conocer de primera mano la China profunda, sus habitantes, así como trabajar con ellos los va a hacer más sensibles y van a regresar con ideas para crear obras que enaltezcan la tradición nacional. Me pregunto qué pasaría si CONACULTA y el FONCA enviara a sus mimados becarios a vivir una temporada de la misma forma. ¿Cómo la pasarían en las zonas más alejadas y castigadas del país? ¿Esto afectaría a su obra? Podíamos ir más lejos, una temporada de este tipo se podría incluir como condición para renovar la beca, que sería efectiva al comprobar su desempeño con los pobladores de la zona, la residencia en el campo se tomaría como trabajo social. Aunque estas medidas parecieran absolutistas y limitadoras de las libertades, la realidad es que el programa de “retribución” que hacen para justificar que los becarios y beneficiados entregan un trabajo al país que los “reconoce” no está claramente desarrollado ¿De qué forma un “artista” que hace obras estilo contemporáneo VIP puede dar algo a cambio del dinero que recibe? Con un programa similar al de China los artistas en vez de hacer obras de “contenido social” se irían a demostrar con hechos su “compromiso”. Hay decenas de personas que sin tener necesidad económica, con trabajos estables piden el apoyo porque consideran que “se lo merecen” y que ese dinero es un reconocimiento. La diferencia con el método de China y lo que aquí sucedería es que, por ejemplo, ¿qué podrían hacer los apoltronados del clan Letras Libres en una excursión como esta? Esa banda que se reparte los premios, las becas y los puestos en CONACULTA y que creen que se los merecen por el simple hecho de publicar artículos políticamente correctos y complacientes con el partido en el poder, el que sea, a todo se acomodan. Los artistas del cine y la televisión de China tienen el atractivo de ser bellos y famosos, pero los becarios vitalicios que están cobrando por hacer performance o por ser hijos de alguien, no veo cómo van a ponerse a trabajar, así de repente, como si se hubieran caído de la cama y despertado de un sueño. Esos apoyos tendrían que ser para personas que su producción artística de verdad significara un valor para el país, no para fomentar la falsa apreciación de su propio trabajo, porque recibir una beca no es una validación para un escritor o un artista mediocre, ese dinero no los convierte en talentosos, no hace que sus libros o sus obras sean arte. El gran beneficio de implantar el sistema de China es que serviría como un filtro formidable, si el aspirante no está dispuesto a sacrificarse, dejar su cómoda oficina en CONACULTA y marcharse al México profundo, pues ni modo, no le dan apoyo económico.