Casta Diva

¿Palestina en la FIL?

La carta enviada a la directora de la FIL por un grupo de personas e intelectuales para solicitar la invitación a este evento de Palestina es una muestra del abuso del activismo para realizar proselitismo y sabotaje. La feria no es un evento político, es un evento cultural. Lanzan peticiones plagadas de difamaciones como llamar al Estado Israelí fundamentalista, de carácter étnico y confesional cuando Gaza y Cisjordania están gobernadas por partidos fundamentalistas como Hamas y Al Fatah que en realidad son grupos armados que utilizan métodos terroristas y que han mantenido un largo conflicto entre ellos. Reducen los derechos de las mujeres a la esclavitud, practican fetuas, implantan la sharia, niegan la libertad religiosa, de expresión y de preferencias sexuales. Hamas viola sistemáticamente los derechos humanos, como lo ha denunciado HRW Human Rights Watch. La negación a una solución pacífica del conflicto es la meta que Hamas se fijó cuando tomó el poder y así hace sus campañas políticas. El bloqueo también lo ejerce Egipto desde su frontera y recientemente clausuró decenas de túneles por los que traficaban armas y personas. Este conflicto ha sido la excusa para instaurar métodos terroristas y para hacer del martirio, los ataques sanguinarios en sitios como escuelas y mercados una forma de fanatismo religioso. En un área en permanente conflicto Israel es un país en paz y con un desarrollo productivo, con elecciones democráticas, libertades y derechos civiles. Los problemas de Palestina también están dentro de Palestina. Discutir este tema en Guadalajara únicamente es para sabotear a la FIL y para hacer activismo oportunista, están creando un conflicto que les dé una tribuna para llamar la atención. Es irresponsable que convoquen protestas y envíen cartas porque están incitando a que existan actos violentos, que no falte el que se sienta “héroe inspirado” y ataque autores que tienen pleno derecho de exponer su obra. Una feria de libro es una propuesta pacifica y culta, su deliberado acto de racismo es una provocación y si llega a suceder un acto terrorista, violento, o humillante a cualquiera de los participantes, firmen de una vez una carta haciéndose responsables. Estamos hablando de organizaciones que actúan sanguinariamente en cualquier lugar del mundo. Siempre que se trata de exponer la voz de Israel fuera de sus fronteras se cuestiona su derecho de presencia, de manifestación y de legitimidad y cuando se trata de Palestina nadie pide que se incluya a Israel para escuchar su posición. ¿No se les ha ocurrido convocar a Palestina para que explique la situación de marginación absoluta de las mujeres y la persecución a las preferencias sexuales libres? Discutir este conflicto desvirtúa y sabotea los objetivos de la FIL, no aporta y ofrece una plataforma para desplegar una red de propaganda tendenciosa, para incitar a la violencia y a dar permiso para que el anti semitismo se haga presente, y no como racismo, sino como causa.

www.avelinaleper.com