Casta Diva

Apple me robó

Cuando desperté toda mi música había desaparecido. Tengo un iPod para escuchar música, desde hace tres años había comprado en iTunes muchos discos que supuestamente se acumulaban en mi “cloud” o nube, el almacén virtual que da Apple. En este iPod y en la nube tenía otros discos que transferí desde los cds por medio de mi computadora. En la nube tenía más del triple de la música que cabe en un iPod, que escuchaba desde Internet. Tengo que aclarar que únicamente compro discos digamos legales porque la música clásica y el kirtan, música tradicional hindú, no se oferta en el catálogo pirata. Toda esa información, cientos de piezas las borraron de mi nube. Como siempre en esto de la tecnología, salió a relucir mi lado culpígeno y pensé: algo hice mal. Me sumergí en mil búsquedas, hice click en todos los rubros y nada. No puedo conectar el iPod a la computadora porque se va a sincronizar automáticamente y se va a borrar lo que aún conservo en él. Entro a Google y escribo “Apple stole my music” y me encuentro con más de 5 millones de resultados de usuarios a los que también les robaron su música y a los que Apple no da respuesta. Es inaudito que una compañía que ejerce el monopolio se tome la atribución de borrar lo que sus clientes le compran y lo roba impunemente. Si a la compañía no le pareció que alojara en su nube otros discos que no había comprado en iTunes, porque ellos no los venden, no tiene derecho a borrarlos y más tarde hacer lo mismo con el resto de lo que tenía almacenado. Este robo de Apple me demuestra que el escándalo demagógico de las escuchas reveladas por Snowden, el técnico de la NSA, la hipocresía de los dirigentes y las ONGs que protestaron por lo que llamaron una violación a la intimidad de las personas fue un circo mediático con el claro objetivo de manipular y distraer a la opinión pública. Las compañías de tecnología siempre están espiando a sus clientes, que una empresa haga esto que hizo Apple, o el caso de Kindle que borra los libros que no son comprados desde Amazon es evidente que creen que nos pueden imponer un código de conducta por el solo hecho de comprar sus objetos. Esto es completamente dictatorial y fascista. Es patético cómo se escandalizaron de que los espías” se ocupaban en leer conversaciones de facebook como si nadie supiera que nuestras computadoras se actualizan de forma pre programada y que tenemos anuncios publicitarios aplicados ex profeso a nuestro perfil dentro del correo de gmail. ¿Creían que esa publicidad llega ahí por telepatía o es un milagro? Sé que Apple es un monopolio gigantesco y que mi protesta no les afecta, pero desde aquí les digo que son un fraude, que si los 5 millones de usuarios nos organizamos les podemos montar una demanda que los dejaría por lo menos con la factura de unos abogados más ladrones que ellos. La actitud que tienen de feel good, be good and do good es un montaje hipócrita, y que al final son una dictadura. Apple: regrésenme mi música o mi dinero.

www.avelinalesper.com