Autos

Esta semana... en MILENIO AUTOS

Esta semana ha sido, aparte de información automo­triz, días muy complica­dos por los altos índices de contaminación en la zona metropolitana. Como lo hemos estado comentando en diversas ediciones y medios, los proble­mas de la contaminación se van a incrementar en los próximos días, semanas, meses y años, puesto que la venta de autos no se va a detener, por el contrario se va a incrementar y cada ves más vehículos circularan por las calles, no solo de la ciudad de México o estados aledaños, sino en todo el país. El problema es de movilidad y ya no solo si los vehículos están aptos para pasar la llamada verificación vehicular que mide los índices de emisiones contaminantes de un vehículo sino que la cantidad de autos que circulan en la zona metropolitana rebaza por mucho la capacidad de autos Vs calles de la ciudad.

El problema no es vender autos, por el contrario, los autos nuevos son menos contaminantes y más eficientes en el consumo de com­bustible, todos ellos cuentan con los últimos sistemas de inyección y de escapes con catalizadores que reducen las emisiones de gases a la atmosfera.

Lo cierto es que para estas con­tingencias no existe una estrategia concreta, el transporte publico no es lo suficiente y eficaz para soportar este tipo de emergencias, ya que de por si siempre los trans­portes como Metro, Metrobus, y Peseras, van siempre vomitando gente. Ahora con esto es mucho más complicado.

La contingencia ambiental sigue y se mantendrá activa en el Valle de México la fase 1 del Programa de Contingencias Ambientales Atmosféricas, algo que no ocurría desde el 11 de enero de 1999, y según el color de la calcomanía de los vehículos o la terminación de números no podrán circular, de las 5 a las 22 horas, sin distinción del holograma de verificación vehicular (uno, dos, cero y doble cero); así como todos los vehículos con hologramas uno y dos. De acuerdo con el reporte histórico de la activación del Programa de Contingencias Ambientales Atmosféricas de la Secretaría de Medio Ambiente de la Ciudad de México, la más larga fue de cinco días; y se registró el 25 de mayo de 1998, al registrarse 251 puntos de ozono.