GARGANTA PROFUNDA

Partidos políticos de Puebla: opacos e hipócritas 

Salvo el PT, ninguno de los partidos políticos de Puebla cumple con las disposiciones de ley en materia de transparencia.
Excepcionalmente reportan a la Comisión para el Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales el número de solicitudes que reciben mensualmente.
PRI, PAN, PRD, Compromiso por Puebla, Nueva Alianza, Movimiento Ciudadano y el PVEM no atienden el llamado del organismo para publicar sus estadísticas de transparencia, pero entre los negligentes, los campeones son el Revolucionario Institucional y el Verde Ecologista.
Al igual que el 97 por ciento de los municipios del estado, los partidos viven entre penumbras; aunque tienen deberes y obligaciones en la materia, optan por la opacidad, el ocultamiento y el silencio.
Lo que en buena parte explica el estado ruinoso de la política en Puebla y el divorcio evidente con la sociedad, cada vez más ajena, por hartazgo, a las jornadas electorales y a los procesos para la toma de decisiones.
Por si fuera poco, algunas lagunas en la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública les permiten esquivar a la CAIP.
La CAIP está obligada a publicar estadísticas de los sujetos obligados, entre los que se cuentan los partidos políticos, pero éstos no lo están para entregar la información.
“Artículo 22. (…) La Comisión para el Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales mantendrá actualizada, en el sitio web respectivo, la información siguiente:
III. Estadísticas sobre las solicitudes de acceso a la información pública y de acceso, rectificación, cancelación u oposición de datos personales, en las que se identifique el Sujeto Obligado que las recibió”.
Ante este vacío en la ley, la CAIP envió por escrito una petición a los sujetos obligados para que enviaran su información apoyados en esta disposición:
“Artículo 74. El Pleno de la Comisión tendrá las siguientes atribuciones:
II. Vigilar el cumplimiento de esta Ley, su Reglamento y demás disposiciones aplicables (…)”
Y aunque la solicitud se hizo en el mes de enero, a la fecha, ninguno de los partidos, salvo el PT, cumplió con tales requisitos.
En el caso del PRI y el PVEM, la negligencia es absoluta, pues ni siquiera se tomaron la molestia de responder a la CAIP.
Son “candil de la calle y oscuridad de sus casas”: exigen lo que no son capaces de cumplir.
Un ejemplo consumado de la hipocresía de sus dirigentes Pablito Fernández y Juan Carlos Natale.
Una verdadera vergüenza.