Cultura y Arte

Diálogo con un paisaje

En el Museo de Arte e Historia de Guanajuato del Forum Cultural, presenta a extramuros las miradas de seis artistas que comparten su visión del mundo, exponiendo sus obras en los espacios abiertos del complejo cultural.

Mirar es tener la capacidad de elegir el instante, compartir la mirada, la contemplación, el momento congelado en el momento preciso de su elección. El fotógrafo nos comparte la mirada creativa, el artista la intervención del espacio. El espacio natural se interviene en el discurso poético de la imagen, con sus colores contrastantes, formas mágicas, permitiendo al espectador dirigirse a nuevas ventanas, tratando de ingresar a una dimensión distinta, desconocida. Y es ahí donde el arte nos sorprende, con lo desconocido, lo nuevo, lo inquietante. Con los cubos expuestos en los espacios a extramuros del museo, el espacio es igualmente intervenido con una estética nueva y fresca. Las trayectorias se trazan desde la elección de transitar desde la diversidad, lo espontáneo y lo creativo.

La mirada de seis artistas nos permite relacionarnos desde perspectivas diversas, la manera de interactuar con el paisaje, la arquitectura espacial como idea de lo intervenido. Cada fotógrafo comparte cuatro miradas de cada uno, permitiéndonos la contemplación perimetral, espacial, definida con trayectos donde el encuentro con la sorpresa de la imagen localizada se vincula con el asombro del transeúnte  que va descubriendo, en su caminar, el arte. Y es que el asombro lo vamos perdiendo en la ciudad congestionada y debilitada por la costumbre y las agendas urbanas. La exhibición nos impulsa a mirar desde una perspectiva consciente de nuestro transitar urbano, donde el discurso estético se hace presente y, al mismo tiempo, nos hace presentes. Algunos artistas intervienen el paisaje caminándolo, pero no de manera preconcebida, sino de manera singular. Se camina en la inclusión del paisaje contenido dentro de otro paisaje, ventanas concéntricas que invitan a mirar la naturaleza intervenida con textos del pensamiento. El paisaje es insertado, pero también se inserta, se modifica pero también modifica, se envuelve en los sentidos pero también nos envuelve con los sentidos.

El espacio público tiene la virtud del encuentro con lo inesperado, lo sorprendente, lo casual, lo anecdótico; en él nos desenvolvemos desde la plenitud del acompañamiento de los árboles, la plaza, las miradas, las esquinas urbanas. Los contenidos de la cotidianidad poseen esa cualidad sin nombre que Christopher Alexander hacía referencia, cuando de manera emotiva trataba de desentrañar el misterio de los rincones y los trayectos urbanos. Desde la mirada casual hasta la implementación de abstracciones digitales, toda representación con el paisaje es un referedum a nuestra capacidad de asombro y de contemplación. 

Diálogos con el paisaje tiene que ver con el silencio que le sigue al sonido y a la imagen. Tiene que ver con la contemplación y la expansión del espíritu. Lo manejan de manera asombrosa los artistas: Camilo Echavarría, Adela Goldbard, Alejandra Laviada, Alex Dorfsman, Alfredo De Stéfano y Santiago Espeche.

El artista Camilo Echavarría construye el paisaje con la mirada que transforma la apariencia de los objetos, dejando testimonio de su transitar por los entornos que los circundan. Sus imágenes cuestionan la veracidad de lo representado, confrontándonos con las realidades interpretativas de los observantes. Adela Goldbard integra al paisaje elementos que se encuentran icónicamente en nuestra memoria cultural, presentando objetos que establecen lecturas distintas para las que fueron creados, resignificando la imagen en contextos distintos. Finalmente el arte trasgrede los límites a través de un replanteamiento de sus contenidos simbólicos. Alejandra Laviada trabaja con la idea de lo artificial, ubicando los objetos de esta naturaleza en contextos abrumadoramente naturales. Enormes tuberías de drenaje manejadas como objetos estéticos, aparecen con inusual ironía en paisajes donde nada tienen que hacer. La banalidad del objeto estético se encuentra sorprendida por el entorno natural que la enmarca. Alex Dorfsman trabaja con elementos plásticos que intentan protagonizar el entorno, formando prótesis dentro del paisaje, construyendo imágenes metafóricas de la realidad, utilizando figuras poéticas y confrontando nuestra noción de naturalidad y artificialidad. Alfredo De Stefano emplea la soledad del desierto, su inclemencia, su aridez, su vaciedad. En medio de este paisaje inclemente, la esperanza se vislumbra en ejemplos de vida incipiente, casi insignificantes, pero intensamente prometedores. Con su obra, lo pequeño, lo abrumadoramente despreciable se convierte en el espectro esperanzador que trastorna un entorno hostil. Santiago Espeche nos presenta el paisaje satelital de la visión de un mundo abstracto; nos transporta a la mirada de los viajeros intergalácticos, abstrayendo la imagen a formas sin referentes de lo cotidiano; es un artista además generoso que comparte su actividad como fotógrafo de imágenes satelitales.

El Forum Cultural a través de su Museo de Arte e Historia tiene expuesto en el espacio público del complejo cultural, esta exposición fotográfica que se convierte en una intervención artística donde los visitantes se transportan con sus cámaras fotográficas a otros espacios, otras latitudes de nuestras miradas del mundo. Los esperamos.

http://twitter.com/Arturo_Joel_PC