Técnica mixta

María Izquierdo: Ilustre de Jalisco

Finalmente después de más de veinte años de haberse presentado la iniciativa por primera vez, el Congreso de Jalisco declaro en grado de ilustre a la pintora María Izquierdo, un reconocimiento que tuvo en México desde meses después de su muerte ocurrida en 1955 y que en su tierra de origen se le había negado principalmente por herencias arquetípicas que no reconocen a la mujer como protagonista, cuando estos roles no se apegan a los pocos estereotipos que se les conceden ejercer, el de madre valerosa como es el caso de Rita Pérez de Moreno o bien la asistente social que da la mano al desvalido como Irene Robledo, hasta ahora las únicas mujeres habitantes de la Rotonda de Jaliscienses ilustres; este reconocimiento a las mujeres artistas se les había vedado, tal vez por no haber cumplido los preceptos básicos de su especie: ser madre y esposa fiel y más bien ser ejemplo de libertad, talento, inteligencia; en María Izquierdo además de la madre que atendió a sus tres hijos, fue una pintora moderna comprometida con su oficio del que también reflexionaba y dejo escrito; consciente del valor de la imagen nunca dudó en apoyar causas políticas que tuvieran que ver con la defensa de las libertades, fue una artista de su tiempo y una mujer con ejemplar sentido de la libertad creativa y personal. No estoy de acuerdo con la idea de que el Arte deba ser considerado como discurso de género. El arte en tanto que lo consideramos un lenguaje universal condiciona un campo semántico único y diverso en una obra artística; lo que si considero es que las circunstancias propician y condicionan la creación artística.

María Izquierdo (1902-1955), perteneció a una generación de artistas mexicanos que entre los años de 1920-1940, impulsaron otras formas de hacer y difundir el Arte en nuestro país. Su carrera es paralela a la de Frida Kahlo, con una vida tan difícil como la de la pintora de Coyoacan, María como mujer sola y con responsabilidades familiares, supo afiliarse a las corrientes del Arte Contemporáneo y sobreponerse a la discriminación desatada por el machismo manifiesto de Diego Rivera y David Alfaro Siqueiros, quienes con sus opiniones le impidieron que realizara una obra mural en el edificio de gobierno del Distrito Federal en 1945. Esta circunstancia le produjo una fuerte depresión que desembocó en una hemiplejia, misma que no fue impedimento para pintar otros 25 cuadros.

La vasta obra pictórica de la artista se calcula en más de 400 obras entre pinturas, dibujos, y grafica; Desde su primera participación en exposición colectiva celebrada en la Academia de San Carlos en 1928 a sus últimos cuadros; nos permite reconocer tres etapas en su camino pictórico; la primera marcada por un interés en los movimientos vanguardistas de su época, el geometrismo cubista o la metafísica propuesta por el italiano Giorgio Chirico. Una segunda etapa está marcada por un interés por temas populares, que como ella mismo lo ha dicho están muy lejos del folclore, sus escenas de circo nos revelan dominio de la técnica del gouache y una depurada composición en clara analogía con la vida de los equilibristas y la tercera después de la hemiplejia sufrida en donde sus cuadros se convierten en un documento estremecedor.

La declaratoria ya está dada, ahora falta la difusión de su obra y la escultura en la Rotonda de los Jaliscienses ilustres y que al menos uno de sus cuadros se integre a la Colección del Pueblo de Jalisco, propongo que en la próxima Arco de Madrid se subasten los "contemporaryobjet" que con un desconocimiento total de la colección fueron incorporados por intereses ajenos al arte a la misma y que con ello se compre una pintura de la artista.