Técnica mixta

De la calle al cielo, pinturas de Pablo Viro

La ligereza del "retrato para el face" producto principal de la Sociedad de la transparencia, según el filósofo Byung-Chul Han, "hace del rostro humano una faz que se disuelve por entero en su valor de exposición, es el rostro expuesto sin aura de la mirada. Es la forma de mercancía del rostro humano". Ante esta circunstancia el retrato como genero pictórico requiere de propuestas novedosas que rompan con la indiferente aprobación de lo inmediato y puedan explorar en la condición humana.

En, Inusuales comunes, primera exposición del pintor autodidacta Pablo Viro, hay buenas noticias para la representación figurativa y para la pintura como materia plástica de experimentación. El artista toma como pretexto una galería de personajes de diversos lugares geográficos cuyo denominador es la marginalidad o el lugar común del retrato familiar, para hacer una exploración profunda y consistente del carácter de los personajes representados así como de su entorno visual.

No solo ensaya el realismo como se aprecia en el "El charro de toluquilla" o en el peregrino de la Santa muerte, en donde el espectador puede adivinar el carácter y las motivaciones de los ahí representados; se involucra también con una especie de aura que dimanan del retrato de una mujer en los años veinte o la familia que vuela en una aeroplano ficticio.

Pablo Viro, adquirió su formación a la usanza gremial, en el trabajo directo con maestros pintores, el primero un realizador de copias de pintura virreinal y el segundo un conocido pintor hiperrealista, esta praxis se complementa con su interés por los clásicos como Rembrandt y Goya, principalmente; de donde le surge la motivación para indagar más allá de la técnica tradicional del pincel y trabajar con espátula para así conseguiratmosferas únicasen sus cuadros, además de permitirle una propositiva exploración plástica en donde los colores suplementaros y las formas orgánicas de sus fondos se constituyen en protagonistas.

Artista de su época recurre además de la historia del Arte a los lenguajes del cine y la fotografía; en su obra hay abstracción, realismo y fantasía que le permiten pintar lo inverosímil como paisajes de hojas sobre las olas o elementos procedentes de estampas japonesas integrados a un paisaje.

Cada pintura es producto de una vivencia el artista, lo sabe y lo trasmite al espectador, los tejidos de formas y colores que dan fondo a sus personajes se complementan con su circunstancia y carácter, son elementos de solido contenido, como la reja que enmarca a la limosnera en una calle de Madrid, forma que connota su condición de inmigrante; el cielo algodonado y apacible que acompaña al peregrino de la Santa Muerte o las garzas que casi traspasan el lienzo en "Puerto de escape".

Personajes inusuales es una exposición que afirma categóricamente que el milenario arte de la pintura es susceptible de renovación si se tiene convicción y propósito en el trabajo con la materia plástica al servicio de una profunda reflexión del ser humano y su circunstancia más allá de la superficie.

Personajes inusuales puede visitarse por las tardes hasta el 30 de abril en Arte Foro, sede de la mesa de artistas plásticos de Jalisco.

barondemalta@gmail.com