Técnica mixta

Identidad y Memoria, la exposición del museo

Durante gran parte del siglo XIX el retrato se consideró un género menor, no obstante representó un medio de reafirmación de la identidad individual y una petición de eternidad. Los retratos producidos en Jalisco durante los primeros 50 años del México Independiente son un testimonio del estilo y costumbres de vida. Constituyen la documentación visual de un tiempo y son la evidencia de que, al margen de las luchas políticas y guerras fratricidas la vida siguió los cauces de la memoria visual.

Con el nombre de Testimonio de la vida dichosa se presenta una selección de la pinacoteca del Museo Regional de Guadalajara (MRG); la exposición incluye además otros objetos y planos de la ciudad de Guadalajara para conseguir una ambientación adecuada a la época y apreciar el crecimiento de la ciudad durante ese difícil periodo de formación del estado nacional, se incluyen también fotografías de los nuevos edificios emblemáticos como el teatro Degollado y la desaparecida penitenciaria de Escobedo.

La música fue el pasatiempo predilecto de las nuevas clases medias es por ello que el piano forte se convirtió en parte de la ajuar domestico junto con partituras de los ritmos y sonidos europeos, es por ello que se recrea una sala de música con objetos provenientes del acervo del museo.

Esta organizada en seis núcleostemáticos: Las edades del hombre; La Elite de la Nueva Nación: Curas, Comerciantes y Hacendados; La vida consagrada; monumentos de amor filial;Las ciencias y las artes. Artistas y académicos; La Ciudad y sus moradas.

Para mediados del siglo XIX, la vida conventual seguía como una opción de dedicación profesional, y para las familias de la pequeña y gran burguesía era importante el que uno de sus miembros se dedicara a la carrera religiosa. Las condiciones económicas y sociales del país, así como de la continua presencia de militares en el poder, décadas marcadas por la guerra y la inestabilidad, no fueron obstáculo para que la vida cultural de los jaliscienses se desarrollara con algunos momentos sobresalientes; las sociedades artísticas mantuvieron una activa militancia en favor de la difusión de la Cultura por lo que entre otras actividades promovieron la construcción del Teatro Degollado. La educación básica logró un desarrollo importante, se consolidó la media superior y no se suspendieron los estudios superiores en las materias, de Leyes, Ingeniería y Medicina. Todo esto se ve reflejado en estos testimonios artísticos gráficos y pictoricos.

José María Estrada fue la cabeza visible de un movimiento artístico silencioso que se dedicó a recuperar un álbum del tiempo perdido en el que estuvieron los retratos de los habitantes de la nueva nación. Los autores de estos primeros retratos fueron artesanos con un rango de "oficial platero" o pintor; que equivalía a decorador de casas; ante la falta de cámaras fotográficas, estos artistas fueron necesarios en la nueva situación social del país, realizaban sus obras como el testimonio de la vida dichosa. La exposición se encuentra en la sala de planta alta del Museo Regional de Guadalajara hasta febrero, es muestra de la muy completa pinacoteca de arte mexicano que resguarda, sin duda una de las mejores colecciones de museos públicos del país.