Técnica mixta

Días de foto

Julieta no cumple todavía seis meses y ya circulan en la red de familiares cerca de dos mil quinientas imágenes que “dan cuenta” de su presencia en el mundo, sus padres se afanan en que el resto de la familia esté al tanto del gesto reciente de la niña o de los disfraces con que la presentan; estas circunstancias en apariencia banales adquieren significado  en un ejercicio arqueológico en el que  reconocemos que la esencia inicial de fijar la imagen para la eternidad no ha variado mucho  y que siguen vigentes los usos que tuvo la fotografía en sus inicios además de que en nuestros días también contribuyen a iluminar procesos de análisis para comprender periodos de la historia social y cultural.

Desde su origen, la fotografía se perfiló como   fenómeno de globalización de las imágenes, su invención en 1836 provocó una sensación de cercanía con el conocimiento y las historias lejanas, esta idea  prevaleció durante gran parte del siglo XIX;   la importancia que se le atribuyó durante sus primeros cincuenta años de existencia es equiparable al interés que ha adquirido en la época actual como fuente, indicio, documento o testimonio; en ello también han estribado sus discusiones respecto de las categorías de veracidad, objetividad y temporalidad en donde lo artístico y lo estético son inherentes a las demás o si estas últimas cualidades deben ser valoradas sobre las otras para así proceder en criterios de selección.

Por estos días la mitad de las salas de exposiciones de la ciudad ofrecen muestras fotográficas, desde la del reconocido fotógrafo Gaal Cohen, que se titula “Amen” y se exhibe en el Instituto Cultural Cabañas hasta la de los aficionados y alguno que otro profesional que tomó fotos con su teléfono celular  agrupadas en “Móvil, persiguiendo el instante” que se exhibe en el antiguo Convento del Carmen.  Excelentes oportunidades para reflexionar sobre los alcances técnicos, artísticos y estéticos que la fotografía ha logrado en nuestros días.

Gaal, es un fotógrafo de origen francés radicado en nuestra ciudad desde hace más de quince años, nació en París y desde niño ha vivido rodeado de cámaras fotográficas debido a que su padre tenía una tienda de fotografía. Las treinta fotos reunidas en “Amén”, son el resultado de   un reto: documentar visualmente en 48 horas la ciudad de Jerusalén, ciudad sagrada para las principales religiones monoteístas del mundo: Cristianismo, judaísmo e Islamismo.

Sin duda “Amen” es un conjunto que nos demuestra las posibilidades artísticas de la fotografía en la actualidad; Gaal Cohen ha sabido qué imagen captar, a qué hora y desde qué ángulo captarlas. El lenguaje artístico va de la abstracción a la figura humana pasando por las texturas de materia y naturaleza. Un acercamiento respetuoso caracteriza sus imágenes de lugares sagrados y una distancia conveniente la de grupos y personajes. Un Bazar de artículos religiosos, el fervoroso peregrino que reza en el muro de los lamentos, el que sale de la mezquita o el que toma fotos en la iglesia del Santo sepulcro, tienen en común la Fé y el espíritu religioso que no claudica en la cultura material que se impone avasallante  en el resto de la vida humana. Mujeres que estudian el Corán, hombres que repasan la Thora o niños que juegan con la pelota  a las afueras de la mezquita imprimen vitalidad a los fondos pétreos de algunas de sus imágenes.

Descubrir a la fotografía como Arte, testimonio y proeza técnica, es nuestro reto como espectadores al recorrer estos días de foto.