Técnica mixta

David y Sebastián en Hombre al desnudo

La historia del Arte en occidente ha creado a lo largo del tiempo íconos y representaciones cargadas de símbolos;  sean imágenes religiosa o profanas, su permanencia en el tiempo están ligadas a historias o leyendas, es el caso de las representaciones del Rey David y San Sebastián. Dos excelentes ejemplos de esta iconografía  se muestran en la exposición El hombre al desnudo que se presenta en el Museo de las Artes.

David en su lucha contra Goliat, es una pintura que pertenece a la colección del Museo regional de Guadalajara, y no se exponía en la ciudad desde 1996; fue realizada por Joaquín Ramírez (1834- 1866) uno de los mejores alumnos de Pellegrin Clavé en la Academia de san Carlos impulsor de la pintura de temas bíblicos con fines didácticos; realizada en 1852 es uno de los primeros trabajos del futuro realizador del famoso retrato de Hidalgo que se muestra en la galería de los héroes del Palacio nacional. David fue el segundo  Rey de Israel y antecesor directo de Jesucristo, en su lucha contra el gigante filisteo Goliat, representa la heroicidad del humilde frente al poderoso; para los escultores italianos del   Renacimiento, Donatello, Verrocchio, Miguel Ángel, el tiranicidio del judío se convirtió en el símbolo de las Libertades de Florencia. En la escena de Ramírezse presenta a David al centro, con la mano derecha sostiene la honda cargada con la piedra que asestaría el golpe mortal a la frente del gigante, con la izquierda sostiene un bastón símbolo del joven  pastor de ovejas; al fondo se observa el campamento de los israelitas y filisteos, el primero se distingue por la presencia al frente del sacerdote con su efod en el pecho. La composición se caracteriza por la fuerza en la figura de David y la armonía de colores y formas.

Ex voto a san Sebastián, fue realizada por Ángel Zàrraga (1896-1946). San Sebastián fue uno de los santos más populares de la edad media, debido a que era invocado como uno de los patronos contra la peste. Originario de las Galìas, ingresó al ejército romano para proteger a los cristianos al ser descubierto fue llevado ante el emperador Dioclesano, quién mandó que lo mataran asaeteado en el Campo Marte. Su cuerpo fue rescatado por la viuda Irene quien advirtiendo que aún tenía vida lo llevo a su casa y lo curó. La versión de Zàrraga fue realizada en 1910 después de un viaje a Italia; al año siguiente se expuso en el prestigioso Salón de otoño del Grand Paláis. Por las sensuales formas del cuerpo del mártir y la oferente arrodillada se considera dentro de la corriente simbolista. Es un cuadro que conjuga armoniosamente misticismo y sensualidad; Teresa del Conde identificó en la orante a la madre del pintor y el autorretrato del artista en la figura del santo, “La orante es la femme fatal típica del simbolismo, madre del efebo que conjuga a Cristo con san Sebastián. Oscar Wilde, Beardsley y Roberto Montenegro están como influencias tras la iconografía que Zàrraga plantea valiéndose de la tradición mexicana del exvoto”, concluye que es una de las pinturas más freudianas  que existen.

El David de Joaquín Ramírez y el Ex voto de San Sebastián, dos piezas cargadas de símbolos además de representar  magníficos ejemplos de la pintura académica mexicana.