Técnica mixta

Coleccionismo y cultura bizarra

Una colección, sea de objetos artísticos o utilitarios puede representarnos obsesiones y principalmente un gusto artístico y una visión estética. A lo largo de la historia de la cultura y principalmente a partir del siglo XVIII el coleccionismo ha sido la base de los museos, cada  pieza de una colección tiene un contenido de prestigio y significación.

Paralelismos plásticos, muestra parte de la colección pictórica de una institución bancaria de gran tradición en nuestro país; se trata de una revisión de la producción plástica realizada principalmente en la ciudad de México desde la llamada generación “Ruptura” hasta 1990. Un conjunto armado con un sustento de investigación y conocimiento de la producción plástica del periodo, debido a Esthela Duarte, curadora de reconocida trayectoria, maestra en historia del Arte.

Organizada en ejes temáticos: Abstracción y construcción geométrica; Diálogos Contemporáneos; Desarticulación de los cuerpos; Lenguaje de la Materia y el color y Abstracción y naturaleza exterior. De los aguafuertes de José Luis Cuevas en su primera etapa a la “narración introspectiva”  del paisaje interior de Joy Laville y Juan Soriano, ¨(en mi gusto de “barranqueño” formado en las galerías públicas, dos de las mejores pinturas de la exposición; notables por su manejo del color y el espacio). La selección de 71 piezas que representan la obra de 61 artistas que cabalmente interpretar un tiempo de hacer una pintura en México que se desvinculara de la tradición nacional y se vinculara a lo contemporáneo por medio de expresiones más individuales sin perseguir estilos o modas que explorara en la materia y que la figura revisara a los clásicos y “manifestara una obsesiva disección del cuerpo humano.” Paralelismos plásticos, es una muy buena ocasión para acercarnos a la praxis de la pintura en México durante el último tercio del siglo XX, un estudio del color, la materia y la forma realizados por una amplia representación de creadores mexicanos y extranjeros radicados en nuestro país.

Un contraste notable de los caminos que ha tomado la expresión plástica contemporánea es la explosión de  Eduardo Sarabia, en el que además del proceso creativo, de bocetar, hacer el proyecto y  exhibirlo, se puede apreciar  una retrospectiva de este artista nacido en Los Ángeles, California que radica en Guadalajara desde hace diez años; artista que proyecta y dirige la realización como puede verse en las instalaciones del bar y una bodega de piezas de cerámica, objetos que mueven a la reflexión del arte y la cultura en el mundo contemporáneo.  Muy afortunada visualmente la sala  en la que el dibujo y la pintura se salen literalmente del cuadro; luego encuentra sus iconos recurrentes, el chivo, el perico, armas,   modelos de calendarios de taller mecánico, elementos de la narco cultura  reproducidos infinidad de veces con pocas variaciones; piezas de buena factura cuyos estilos oscilan  del pop al kitsch, entendido este último como celebración del mal gusto. Bizarro dice el diccionario de la RAE significa valiente intrépido y bizarría lo coloreado y adorno exagerado; lo interesante es que son objetos que dan cuenta de la cultura material y los mitos surgidos en el eje del pacifico norte en los últimos años que el artista sustrae de lo marginal al centro.