Técnica mixta

Caricaturas del Centro Bohemio

Una de las vertientes más interesantes, e inéditas hasta ahora, respecto de la producción plástica del Centro Bohemio, fue la caricatura como un medio eficaz para la crítica social y política además de ser campo propicio para la experimentación formal como se aprecia en el retrato de Siqueiros que José Luis Figueroa trazó a lápiz con un estilo cubista.

La reflexión estética de la fotografía data del siglo XVIII, Goethe la describió “desviación de la armonía llevada a cabo con premeditación. Hegel la concibió “superabundancia de lo característico” y por tanto forma de lo feo el siglo XIX y XX le dio la envoltura de lo cómico.

 Caracterizada por trazo sencillo y rápido cuyo reto es construir un carácter, reflejar una personalidad o criticar un comportamiento, la caricaturaes un arte donde juega la inteligencia y la habilidad manual. En esta serie de caricaturas de artistas del Centro Bohemio predomina su intención vanguardista de romper convenciones de representación al preferir formas simples que incluso llegan al extremo del cubismo como en las de Carlos Orozco Romero. El gran lote que se presenta en la exposición  son caricaturas de personajes en donde con pocos trazos y acentos pretendieron plasmar un aspecto del carácter de sus amigos artistas, destacarlos bien sea por un rasgo fisonómico como el bigote de Amado de la Cueva, o  la cara redonda de Ixca Farias.

El conjunto más notable  son las caricaturas a color de Manuel Ancira; descendiente de una dinastía de impresores fundada por Gonzalo Ancira a mediados del siglo XIX, introductores de la litografía;  el trabajo de Manuel Ancira es poco difundido porque tal como lo escribió José Guadalupe Zuno, su obra  se produjo en círculos sociales exclusivos, es así que esta serie de caricaturas de Ancira son un álbum de personajes de la Aristocracia tapatía de los dorados años veinte, aquella que según el periodista de época, se la pasaba encerrada en sus chalets y clubes exclusivos, asustados por el “Bolchevismo que asolaba la ciudad en aquellos días”. Zuno le dedica un amplio ensayo en su libro Historia de la Ironía Plástica en Jalisco en donde elogia al artista por su capacidad para captar “el refinamiento de los ambientes”, “la psicología guadalajarense”, que sea respetuoso al dibujar a las damas hasta el “alegre alago” y con los caballeros la broma se hace “ronca pero no para agredir”. En esta serie se representan los vestigios de la aristocracia dejados por la revuelta revolucionaria, tratados por Ancira con formas y colores suaves, un desfile de deportistas, damas de sociedad, artistas e intelectuales, conforman esta magnífica galería que retratan gestos y modas en esa época posterior la Revolución en donde la Aristocracia resurgía de los atracos y asonadas. En palabras de Zuno las caricaturas de Ancirason“el deposito más fantástico de los recuerdos de las gentes de la Guadalajara social de este siglo” al abrirlo aparecen “personajes de la ciudad y los añadidos y prestados, según el año, día y la hora de la inspiración artística que les fue dando consciente e irónico ser”.

Las caricaturas del centro Bohemio además de ser retrato de personajes de una época, reflejan las preocupaciones estéticas y artísticas de pintores y dibujantes que estaban más interesados por la eficacia del lenguaje de la caricatura por su contenido artístico  que por hacer crítica política. Figuras con Paisaje, artistas del Centro Bohemio esta hasta el 28 de febrero, por obras la entrada al Museo regional está por la calle Independencia.