Técnica mixta

Arte y violencia

A lo largo de la historia el artista ha buscado  dejar un testimonio, crítico o aséptico de su espacio y tiempo; esto no es novedad, lo singular resulta de los medios, el proceso y el mensaje con que se elabora. El arte contemporáneo con sus múltiples variantes y soportes se ha constituido en un eficaz medio de denuncia social y política.

 Los diarios nacionales  el día de hoy, entre sus encabezados   principales señalan: “No cesan los bloqueos y balaceras en Tamaulipas”; parecería un ambiente inhóspito para la creación artística, no obstante esta adversa situación en noviembre y diciembre del año pasado se ha realizado la Bienal de las Fronteras con sede en el Museo de Arte Contemporáneo de Tamaulipas (situado en Matamoros, Tamaulipas). Este certamen concebido como una plataforma pública y participativa para las expresiones más actuales del Arte visual emergente, ha resultado un escaparate para mostrar el llamado arte emergente tanto de ejecutantes como de curadores. Su edición más reciente fue ganada por la pieza V.F (i) n_1, estación escultórica y multicanal creada por Luz María Sánchez; originaria de Guadalajara en su formación convergen la música, la literatura y la radio en la que trabajó por varios años. Sus creaciones de Arte Sonoro han sido expuestos tanto en México como en España y los Estados Unidos, sólo por citar algunos lugares,  en síntesis de se trata de  una de las más destacadas creadoras de Arte Sonoro en nuestro país. En sus trabajos además de una búsqueda estética en los sonidos de más diversa índole desde ambientaciones como fue el resultado de su estancia en el Círculo de Bellas artes de Madrid en el que recogió sonidos del País Vasco a obras con una preocupación social como fue el caso de Diáspora 2487, en el que recita los nombres de igual número de inmigrantes abatidos al cruzar la frontera con los Estados Unidos.

Seleccionada de entre 1628 proyectos procedentes de 58 países se otorgó el principal premio de adquisición a La V.F 1,  una pistola radio de manufactura china, un juguete de plástico que puede usarse como aparato  de radio o bien activar su memoria con un sonido de pistola, lo que Luz  María ha hecho es cambiar esta memoria por sonidos de balaceras grabadas por habitantes de la frontera, ciudadanos cuya circunstancia los ha llevado a ser testigo de  estas acciones violentas que eufemísticamente el gobierno ha llamado “daños colaterales”. Conformada por 74 pistolas dispuestas en un enorme mueble conformado por blancos anaqueles, lo que la convierte en una escultura de extraña belleza a esto se añade la posibilidad de la interacción con el público al tomarla y activarla y escuchar los testimonios de quienes han sumido la violencia como parte de su vida cotidiana, “Hay balacera por tu casa, no te acerques” se puede escuchar en una de las grabaciones que tiene como fondo el ruido de detonaciones de diferente calibre y el correr de personas. Desafortunadamente se  trata de  una realidad insoslayable la violencia como parte de lo cotidiano; “las balaceras son en las mañanas muy temprano, ya después puedes hacer tus cosas” dice otro testimonio  como si de tomar café se tratara, es por ello que la artista construye estos canales para invitar al espectador a reflexionar sobre la fuerza innecesaria que se despliega en las zonas de trasiego de drogas en las que se ha convertido el país. Arte de denuncia que también da plataforma a los testimonios anónimos  que desmienten el discurso oficial respecto de la violencia que se abate en nuestro país. La bienal de las fronteras será inaugurada en Marzo en el Museo de Arte Contemporáneo de Tamaulipas, y el trabajo de la artista lo puede ver en su página Luzmariasanchez.com.