Columna invitada

La burbuja de los combustibles fósiles: La siguiente crisis

En un escenario la comunidad internacional pondrá un tope a la quema de combustibles fósiles, y entonces los “últimos” inversionistas que le apostaron a la burbuja fósil perderán.

En más de una ocasión hemos escuchado que debido a que una “burbuja” se “rompe”, se genera una crisis económica o financiera. Por citar dos ejemplos, en 2008 la burbuja inmobiliaria estalló y surgió la actual crisis que aún resentimos; en los noventas explotó la burbuja de Internet de las “punto-com”. Hay además muchos, muchos más ejemplos. Una de las primeras burbujas, llamada entonces “manía” fue la de los bulbos de tulipanes en los Países Bajos.

En su libro Tulipomania, Mike Dash, describe el fenómeno de cómo la especulación por bulbos de tulipán en los 1600s hizo que el precio de algunos raros ejemplares llegarán a ser intercambiados a precios que superaban los de una casa de buen tamaño en el centro de Amsterdam… Fortunas se crearon y también se perdieron de la noche a la mañana cuando el mercado colapsó.

En general, una burbuja es un proceso por el cual los precios de cierto producto, las acciones de cierta empresa, o cierto tipo de inversiones aumentan, debido al sentimiento o expectativa de que participar en cierta actividad o poseer las acciones de tal compañía o un cierto producto o recurso natural, etcétera… será buen negocio, esto ya sea que el producto o acción se puede revender a un precio mayor, ganancia por especulación o debido a la creencia de que la utilidad de la operación del “negocio” en cuestión garantizará recuperar el capital invertido y una buena utilidad. Pero, ¿Qué tiene que ver esto con el cambio climático y los combustibles fósiles?

Una de las siguientes burbujas, si no es que la siguiente burbuja, será la de los combustibles fósiles. Esta es la tesis propuesta por la asociación Carbon Tracker y creo que hace mucho sentido… o al menos debería hacernos mucho sentido.

Hay muchos combustibles fósiles que pueden utilizarse aún en el subsuelo (petróleo, gas, carbón), de hecho, las grandes compañías de energía siguen explorando para aumentar “sus” reservas… (les suena el mensaje de la “Reforma Energética” en México? ¡Vamos a tener más petróleo!).... es el valor de éstas reservas, considerando los precios actuales y a futuro (proyección), la referencia que se utiliza para calcular el valor de estas compañías. Considerando este valor esperado, bancos, fondos de inversión y de pensiones, financian la exploración y explotación de combustibles fósiles, operando bajo la premisa de que todas las reservas probadas de alguna forma u otra podrán aprovecharse como se ha hecho hasta ahora.

Pero no podemos quemar todos los combustibles fósiles disponibles. El grupo de científicos que estudian el cambio climático, Panel Intergubernamental de Cambio Climático (PICC), universidades y organizaciones como la OCDE o Carbon Tracker, coinciden en que ya nos acabamos nuestro “presupuesto” de carbono (la cantidad de combustibles fósiles que es “seguro” utilizar para que la temperatura del planeta no aumente más de 2 °C). Los escenarios actuales indican que nos dirigimos a un mundo con entre 4 y 6 grados centígrados más de temperatura. La conclusión a la que llega Carbon Tracker es tajante, al menos dos terceras partes de los combustibles fósiles deberían quedar bajo tierra… al considerar los riesgos climáticos “entre 60 y 80 por ciento de las reservas de las grandes compañías no deberán quemarse para cumplir con la meta de 2 °C… los inversionistas cada vez son más conscientes de este riesgo”.

¿Qué puede pasar? En un escenario la comunidad internacional pondrá un tope a la quema de combustibles fósiles, y entonces los “últimos” inversionistas que le apostaron a la burbuja fósil perderán… o podemos tener un segundo escenario, donde no se pondrá tope a la extracción y quema, llegaremos a un escenario de más de 2 °C, y de todas formas pagaremos un precio, todos. En la voz de un representante del sector privado en uno de los eventos paralelos aquí en la COP, “La diferencia entre un escenario de 2 °C y uno de 4 °C o más, es que ya no se tratará de ver cómo nos adaptaremos al cambio climático… sino cómo sobreviviremos”.

Más Información: http://www.carbontracker.org/ Ver “Unburnable carbon 2013”.

Más sobre “burbujas” http://en.wikipedia.org/wiki/Economic_bubble.

Sobre “Tulipomania” http://www.amazon.com/Tulipomania-Coveted-Extraordinary-Passions-Aroused/dp/060980765X.

http://arbalto.blogspot.mx