Perfil Mexiquense

Contra viento y marea

Contra viento y marea y por más argumentos esgrimidos durante los últimos días en contra, el ex procurador general de la República, Eduardo Medina Mora, se salió con la suya y desde ayer es nuevo ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, aunque infinidad de organizaciones y académicos lo hayan calificado nada meritorio para ocupar tal cargo durante los próximos 15 años.

Se esperaba esa respuesta del Senado. Muchos aseguran que se trata de otro triunfo de una empresa televisiva, conjuntamente con otros políticos que ven en el también ex embajador de México en Estados Unidos, al idóneo servidor de los intereses que más convienen a quienes mandan en este país.

Se dice que al frente de las instancias policíacas que le ha tocado encabezar durante su vida pública, solo atinó a desempeñar un papel deleznable y torpe, con múltiples pifias que solo sirvieron para desgraciar vidas humanas, sin dar ninguna importancia a este hecho, como ocurrió con las indígenas Alberta Alcántara Juan, Teresa González Cornelio y Jacinta Francisco Marcial, encarceladas más de tres años, acusadas de secuestrar a seis agentes de la entonces Agencia Federal de Investigaciones, cuando era procurador.

Se le responsabiliza del llamado michoacanazo, o del operativo mediante el cual fueron detenidos 38 funcionarios michoacanos, por supuestos vínculos con el crimen organizado. Los servidores públicos fueron arraigados sin que mediaran cargos en su contra y año y medio después, 37 recobraron su libertad por falta de pruebas y en 18 meses, el último recuperó su libertad.

Lo acusan de haber promovido una acción de inconstitucionalidad contra la despenalización de la interrupción del embarazo antes de las 12 semanas de gestación, ante la Suprema Corte, en donde no pudo prosperar debido a que ocho de 11 ministros consideraron que no tenía argumentos jurídicos.

Varios académicos lo han acusado también de ser indirectamente el responsable de la muerte de dos activistas y de violación y abusos sexuales en contra de unas 26 mujeres, durante el operativo en San Salvador Atenco, estado de México, en contra de los que se oponían a la construcción de un aeropuerto, cuando era secretario de Seguridad Pública.

No podríamos enumerar la cauda de señalamientos en contra del ahora ministro de la Corte Medina Mora, por falta de espacio. Además, son tantos, que lo único que se notó durante su publicación, fue un intento de impedir que llegara a la Suprema Corte alguien considerado sumamente inepto para ocupar tan delicado cargo. Algunos consultados se preguntan: ¿qué hicimos los mexicanos para merecer la suerte que vivimos estos días? ¿Qué clase de karma tenemos obligación de pagar y por qué?