Perfil Mexiquense

Piensa Mal

En alusión a aquel acertijo que publicaba un diario capitalino, de nombre "Piensa Bien y Acertarás", la gente comenzó a hacer lo contrario para acertar. Ahora que el presidente Peña Nieto ha cacareado la captura de Yarrington en Italia y la de Javier Duarte en Guatemala, los mexicanos discurren en contra de lo que ha dicho.

Muchos manifiestan que el PRI quiere aprovechar los hechos que se dieron durante la Semana Santa, relacionados con los dos ex mandatarios, para recuperar fuerza y credibilidad. Para recuperar confianza y la simpatía que ya no tiene ni entre sus correligionarios trapecistas, muchos de los cuales han hecho todas las maromas para caer bien parados en el partido de López Obrador, a quien ya dan como ganador. No quieren, pues, dejar escapar la mínima oportunidad.

Gracias a la historia escrita durante este sexenio, los mexicanos han opinado que mejor sería dejar en donde están a los dos ex mandatarios, porque traerlos a México significaría enfrentarlos a una justicia en la que hay un alto grado de probabilidad de que los expedientes se mal integren y ambos presuntos delincuentes a grandísima escala recobren su libertad.

En el caso de Yarrington, pues que demande su extradición Estados Unidos, que es el país que se acongojó por hacer denuncias en su contra y por su captura. Seguramente allá se le juzgaría sin pretensiones de ayudarlo para que libre un juicio. En México, ni hay prisa ni hay deseos de que lo traigan de regreso. En el caso de Duarte, que se quede en Guatemala, en donde son capaces de ajusticiar a su mismo presidente.

Peña Nieto dijo que las detenciones de los ex gobernadores "son un mensaje firme y contundente del Estado mexicano contra la impunidad". Añadió: "quienes quebrantan la ley deben responder por sus actos".

Uno de los políticos que más rabia ocasiona a los mexicanos, por la actitud de burla cada vez que aparece en público y sencillamente porque su presencia es irritante, se llama Humberto Moreira. Si las palabras citadas arriba son sinceras, ¿por qué no hacerlo responder por sus actos? No. La justicia en México es selectiva y no atiende a todos por igual. La autoridad superior es la que decide a quién salva o a quién deja a su suerte.

En este caso, hasta candidato a diputado será, por el Partido Joven, una organización creada por el PRI para que su hijo predilecto compita por una diputación local. Pero la lista de hijos pródigos es larguísima.