Perfil Mexiquense

El juego del diablo

Es indiscutible que en nuestro país la soberbia pierde a los políticos más poderosos, como lo es también que el hombre más fuerte de esta clase es el Presidente de los mexicanos. La soberbia se acumula cuando estos hombres tienen mucho poder y a través de este fenómeno se hacen multimillonarios, gracias a la facilidad para disponer de dinero y de los grandes negocios, que dejan cantidades exorbitantes de ese metal.

Históricamente, quien ha perdido la cabeza a causa de la soberbia y pretende ponerse al tú por tú con el primer mandatario, irremediablemente pierde. No sucede lo mismo en otros países; verbigracia, en Estados Unidos, en donde los poderes son realmente independientes. Acaba de ocurrir que el juez federal de Texas, Andrew Hanen, emitió este lunes una suspensión temporal de las acciones ejecutivas de su presidente Barak Obama, por la demanda de 26 estados contra la constitucionalidad de las medidas presidenciales en materia migratoria.

En México, muchos dicen que Marcelo Ebrard cuenta con equipos de espionaje sumamente sofisticados, capaces de mantenerlo informado de lo que ocurre en los hogares, en las oficinas y en el entorno de otros compatriotas, de tal manera que cuando así lo desea, se entera de lo bueno y de lo malo que le interesa conocer y como la información es poder, puede entonces acumularlo y ensanchar sus fronteras de dominio y de influencia.

Aseguran también los que saben del caso, que fue quien filtró a los medios el asunto de la llamada casa blanca de Las Lomas, que tanto revuelo ha causado en México y extra fronteras, aun cuando algunos enterados aseguran que dicha propiedad estaba muy deteriorada y casi fue reconstruida. Para el morbo, sirve exhibirla, quizá alentado por aquella idea que se atribuyó a Andrés Manuel López obrador, de exigir que el Presidente de México renunciara al cargo.

Ahora, el mejor ex alcalde del mundo está en una encrucijada, acusado de fraude y corrupción en el proyecto de la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México, razón por la cual, la comisión investigadora de la Cámara de Diputados le negó la entrada y la voz en tribuna para exponer sus argumentos y además lo encontró culpable. También el PRD le negó la postulación a una curul en la misma instancia de representación popular.

No son pocas las voces que afirman que el otrora poderoso político está a punto de recibir más candela; que intentará refugiarse en Morena y que finalmente habrá de parar en las sombras, agobiado por sus desatinos y por su altivez.

Por cierto, en estos días se han suscitado otros casos de soberbia política, cuyos protagonistas olvidaron que el diablo fue el primero en jugar a igualarse con Dios, y fue arrojado al infierno.