Perfil Mexiquense

Cómo dejar el poder

Ser presidente de México y dejar el poder, debe ser algo parecido a la muerte. Todos los que hemos conocido parecen no resignarse a ese hecho y de alguna manera permanecen inmiscuidos en las actividades relacionadas con lo que compete al devenir del país y a los acontecimientos políticos que se presentan cotidianamente, para influir con sus opiniones.

Por ejemplo, Vicente Fox, quien durante su mandato no se dio cuenta de que era el máximo mandatario de México, reclamaba que le dijeran presidente cuando dejó de serlo, "como a Benito Juárez", argumentaba. Luego continuó inmerso en su continuo despotricar y ahora se ha mostrado partidario acérrimo de Margarita Zavala, esposa de su secretario de Energía, a quien obligó a renunciar al cargo cuando fue destapado como aspirante a la Presidencia, en Guadalajara.

Después de su retiro a Irlanda por voluntad del presidente Ernesto Zedillo, Carlos Salinas realizó grandes esfuerzos para volver a su país y una vez que aquél marchó a Estados Unidos a realizar diversas "chambas", logró intervenir de nueva cuenta en la política mexicana, en donde realizó increíbles logros, hasta convertirse de nueva cuenta en el primer mandatario. O en el mandamás, para no faltar a los preceptos legales.

Ahora se habla de que su sobrina, Claudia Ruiz Massieu, secretaria de Relaciones Exteriores, tiene grandes méritos para ser Presidenta de la República a partir de 2018. De ser posible, ya veríamos prolongar el mandato del astuto político regiomontano.

Los mexicanos piensan que Felipe Calderón animó a su esposa Margarita Zavala a aspirar a la Presidencia del país, quien ha dicho insistentemente que buscaría en las filas de su partido la nominación y si no la logra, se iría por la libre, pues de todos modos será candidata independiente, ahora que se puso de moda esa posibilidad.

Al respecto, mucha gente piensa que la señora no tiene un currículum que demuestre sus capacidades, pues los trabajos que ha desempeñado, hasta la fecha, distan de ser de primera línea y ni siquiera puede pensarse que de segundo plano. Los trabajos más sobresalientes que ha desempeñado, fueron los de asambleísta y presidenta del DIF. El último, por obligación, por ser esposa del primer magistrado de la nación.

Pero debemos recordar que vivimos en México, en donde todo puede ocurrir, incluido el hecho de que es de las más aventajadas en las preferencias de su partido, el PAN, en donde cuenta con el apoyo, nada más y nada menos que de Fox. Dicen y debe ser broma, que el guanajuatense también aspira a convertirse en su orador. Ya recordaremos sus tepocatas, sus botas de charol y su inmensa hebilla.

Bueno. En este momento hay muchas decenas de suspirantes. Seguro que hasta Moreira.