Perfil Mexiquense

Reunión Peña-Obama

Durante la reunión que sostuvieron ayer los presidentes Enrique Peña Nieto y Barak Obama, resaltó, entre otros temas, el respaldo que el Presidente norteamericano dio al mexicano por la estrategia seguida en el caso de Ayotzinapa, asunto que en la Unión Americana han seguido con preocupación, al decir del mandatario del vecino país y según hemos visto también desde México.

Sin embargo, para muchos compatriotas resulta poco importante la óptica de los políticos estadounidenses, desde el momento en que aquí se hacen nuevas conjeturas en torno al asunto acaecido hace poco más de tres meses en Iguala, Guerrero, debido a que los resultados dados a conocer hasta el momento, distan demasiado de contener algo que convenza a la población.

Lo anterior, porque se nota que las autoridades mexicanas ocultan la verdad de los hechos. Hasta hoy y después de dos meses de la captura del matrimonio Abarca-Pineda, presuntamente el responsable de la desaparición de 43 normalistas entregados por éste a individuos pertenecientes al crimen organizado o concretamente a miembros del grupo Guerreros Unidos, parece que nada nuevo descubrieron en ese intenso interrogatorio.

La gente comenta que seguramente, nuestras autoridades se niegan a permitir que periodistas realicen un interrogatorio a la pareja, por temor de que diga algo inconveniente. Se sospecha que se pretende encubrir a algún político que tuvo que ver con el asunto tan lamentable y que le cuidan las espaldas porque nuestro desgastado sistema así se comporta desde tiempo inmemorial.

Se comenta ahora que los estudiantes fueron enviados al matadero ex profeso. Que alguien les dio la orden de no parar en Chilpancingo, como supuestamente estaba previsto y que fueron enviados a Iguala con intenciones siniestras. Inclusive, se dice también que alguien les aconsejó apoderarse de un camión cargado de droga, con la finalidad de que los desaparecieran de una vez por todas. Tal vez se trata de alguien que ya estaba cansado de sus actos violentos.

Se comenta que miembros del Ejército destacados en Iguala, estuvieron presentes en el momento en que los policías los atacaron con armas y que inclusive, algunos vestidos con el uniforme verde olivo también dispararon. Luego entonces, de ser ciertas estas versiones, vienen a dar un sesgo inesperado y diferente a lo que nuestras flamantes autoridades han informado a cuenta gotas.

Se comenta que hay muchos implicados, que deseaban un escarmiento para los normalistas, porque hace tiempo, la escuela de Ayotzinapa es un foco de infección y semillero de guerrilleros. Se comenta que autoridades de la anterior administración guerrerense tienen mucho que explicar, pero no hay autoridad que los llame a cuentas.