Perfil Mexiquense

Preocupación social

Hace un buen rato que comenzó a sentirse en todo el territorio nacional, una gran preocupación que desde luego llena de inquietud y que se expresa a través de las redes sociales, como ya se volvió costumbre: Todo está más descompuesto que ayer y nadie mueve un dedo para evitar que el olor a podrido infeste nuestro país.

En todos los ámbitos del quehacer humano, la gente expresa que por alguna razón, los medios no informan debidamente de lo malo que ocurre en todos lados y que el gobierno continúa con la idea de que a los mexicanos nos pueden dar atole del que ya ni siquiera tiene sabor, al fin y al cabo que nadie será capaz de lanzar la mínima protesta.

Como en este momento los reflectores están dirigidos a Michoacán, es allá en donde, después del video exhibido por la agencia Cuadratín en el que se ve a La Tuta con Rodrigo Vallejo, hijo del ex gobernador Fausto Vallejo, se han encontrado otros de ediles que también tuvieron que ver con el mismo personaje, como la de Pátzcuaro, Salma Karrum Cervantes y la ex de Huetamo, Dalia Santana Pineda. La primera con licencia y la segunda detenida.

Un vendedor de muebles me comentó que acaba de regresar de Tamaulipas, en donde los secuestros están a la orden del día y en donde los secuestrados son obligados a entregar a veces los menos de mil pesos que traen en la bolsa y los más son asesinados por llevar consigo cantidades tan ínfimas. De esto, la prensa ya no dice una palabra.

La inactividad en materia de seguridad preocupa sobremanera y todo mundo se pregunta: "¿de veras México ya no tiene remedio?" Algunas respuestas ponen de ejemplo a Singapur, copado por el crimen y la corrupción, hasta que un militar decidió extirparle el cáncer y convertirlo en uno de los países más seguros del mundo, después de figurar entre los primeros en violencia.

En las redes sociales ha aparecido un hombre que convence paulatinamente a los internautas, seguramente ávidos de un líder que rescate a México, de nombre Gilberto Lozano González, de palabra fácil, segura y atinada, además de un temple que conquista los corazones nacionales y que desafía públicamente a los políticos, a quienes llama "nuestros empleados".

Sus discursos citan constantemente la Constitución Mexicana y hechos de políticos, cuyos actos avergonzarían a cualquier país del mundo; que permanecen impunes, porque aquí se perdona el delito del tamaño que sea, siempre que el que los cometa sea poderoso.

Un cuestionamiento que cada día se difunde con más fuerza: ¿por qué no ha sido posible atrapar a La Tuta? ¿Qué hay detrás de su supuesta habilidad para escapar? ¿Qué hay de cierto en eso de que no sólo convenció a políticos michoacanos, sino a otros de mayor estatura?