Perfil Mexiquense

Plan B para Guerrero

Asegura una multitud de guerrerenses, que están huérfanos de buenos candidatos y que si el siete de junio que elegirán gobernador crece el abstencionismo a niveles hasta ahora desconocidos, será porque no hay motivos para votar por nadie, pues nadie llena las expectativas de la ciudadanía. Además, hay amenazas para impedir las elecciones, que pueden derivar en tragedias, abundan.

Aseguran que los grupos radicales, como la CETEG, los ayotzinapos y otros, que hasta hoy han anunciado su intervención para impedir los comicios, pueden estar subvencionados por el rector, Javier Saldaña Almazán, a quien conviene que no se realicen, porque piensa convencido, tal vez por algún acuerdo que solo él conoce, que con toda seguridad, es el plan B del gobierno federal.

Dicen esos guerrerenses que el rector no es ninguna solución para el estado, en manos del crimen organizado desde hace muchos años, puesto que este señor ha dado muestras claras de tener nexos con algún grupo delictivo. Ha enarbolado la bandera del hombre que surgió de la cultura del esfuerzo y sin embargo, ahora presume caballos pura sangre que le cuestan más de un millón de pesos. No tiene uno o dos. Tiene muchos, afirman.

Desde que es rector de la Universidad de Guerrero, ha pagado cantidades exorbitantes de dinero en espectaculares que contienen fotografías de él y que hace colocar en diversos rincones de la entidad. Por esa razón, muchos lo comparan con el mitológico Narciso, pues igual que el griego imaginario, también debe haber sido tocado por Némesis y por ello está enamorado de su propia imagen.

Hace unos días celebró su cumpleaños, con una fiesta en donde hubo derroche y excentricidades, en un rancho cerca de Acapulco, rumbo a la Costa Chica, a la que asistieron personas pertenecientes a grupos criminales. El rector parecía absolutamente confiado en que está bañado por una aureola protectora, que no permite que su imagen se manche con nada.

Cuentan que en un momento dado llegó el de mayor emoción, cuando presentaron uno de sus caballos de nombre El Nostálgico, ejemplar de raza pura española, traída allende los mares a un costo incalculable. El animal cuesta poco más de un millón de pesos, según quienes saben de este asunto.

Obviamente, los asistentes pertenecen a la escasa, muy escasa clase acomodada del estado. Hoy día resulta obvio que el pueblo no asistiera a una fiesta elegante, aun cuando el rector proviene de una cuna muy humilde, puesto que gracias a Dios, su situación ya cambió.

Pues este señor, aseguran, es quien apuesta a la no celebración de las elecciones o a la anulación de las mismas, porque él será erigido en gobernador interino durante nada menos que seis jugosos años.