Perfil Mexiquense

Campesinos en paz

Los tiempos cambian, pero a pesar de todo se parecen. El ingenio de Álvaro Obregón aún llena las pláticas de las personas que conocen su historia y su picardía y se recuerdan con risas largas sus dichos, como aquél de que sería el presidente más honesto, porque sólo tenía un brazo para robar.

Lo anterior viene a colación por el plantón que el martes realizaron campesinos de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA), en las inmediaciones de la Sagarpa, en la calle de Municipio Libre, colonia Santa Cruz Atoyac, a donde arribaron desde las siete de la mañana con la intención de permanecer en ese lugar el tiempo necesario hasta lograr ser escuchados, e inclusive de realizar alguna marcha, de esas que se estilan para entorpecer la vida de los capitalinos con el propósito de llamar la atención.

No obstante, en estos días, los campesinos han demandado apoyos por las pérdidas de miles de millones, sufridas a causa de huracanes y tormentas que se abatieron en 2013 sobre varios estados, donde dejaron desolación y tristeza. Pero a cambio, se sabe que este año, el gobierno federal resarcirá en la medida de lo posible.

La intervención oportuna ordenada por el secretario, Enrique Martínez y Martínez, acabó con las intenciones de los inconformes, quienes abandonaron más o menos convencidos el lugar, después de haber sido recibidos por un funcionario; establecido una reunión en la que tuvieron oportunidad de exponer sus problemas y aceptado, no un cañonazo de 50 mil pesos, sino de 50 millones de pesos.

Ese dinero será destinado a 21 planes, junto con otros 70 millones que habrán de aplicarse a varios proyectos productivos, más otros 70 de respaldo para diversas acciones. No pueden quejarse después de hacer el intento otras ocasiones e inclusive de haberse enfrentado con policías, a quienes acusan de haber golpeado a uno de sus compañeros.

Se sabe que lo que hizo la Sagarpa, no fue más que adelantarse a los tiempos debido a la presión ejercida por los campesinos, puesto que ya estaba programada la ayuda para resarcir las pérdidas, a causa de las intensas lluvias.

De todas formas, los trabajadores del campo permanecerán alerta y en espera de que se cumplan los compromisos adquiridos, e inclusive se establecieron fechas para nuevas reuniones, además de que mantendrán un diálogo permanente con la autoridad.

De acuerdo con los líderes, en lo sucesivo hablarán de los padecimientos de siempre, como la caída de precios de algunos productos; el combate a las plagas y la comercialización de granos en algunas entidades del país.