Puras charadas...

Plática romántica para la sucesión

Pues que observamos al edil Alejandro Etienne Llano reunido con el mandamás en un conocido restaurante ubicado sobre el boulevard Tamaulipas en Ciudad Victoria, en ese lugar estuvieron muy “románticos” hablándose al oído por al menos hora y media, ante las miradas de sorpresa y curiosas de los comensales; para después de eso llegar juntos al palacio de gobierno donde sabían que la prensa los esperaba para realizarles entrevistas, no vaya decir usted  que fue coincidencia tratándose de temas que por naturaleza dictarían mensaje político.

Ese mismo día me informan que el alcalde victorense tuvo reunión con algunos connotados periodistas y después, por la tarde,  sostuvo una plática muy en privado en un domicilio particular al norte de la capital con el ahora diputado federal electo Miguel González Salum ¿Cuál sería el tema? ¿A poco nada más fue para exhortarlo a una buena gestión de recursos para la entidad?

Por cierto me dicen que el diputado federal por el quinto distrito Miguel González Salum anda muy, así me lo dijeron, deprimido, cabizbajo, que porque todavía no supera el ser un símbolo de la marcada desintegración del sólido priismo que existía en ese distrito del centro de Tamaulipas, con los muy complicados, muy apretados resultados obtenidos en la reciente contienda.

Ya que hablamos  de los suspirantes, quien anda diciendo a cuanto puede que la decisión ya está tomada en la cúpula más alta y que es hacia su agraciada persona, es el legislador Marco Antonio Bernal, que incluso dice estar ya preparado con todo solo esperando que hagan pública esa decisión ¿Será?

Lo mismo ha dicho de venirse a vivir a Ciudad Victoria y nada más no se ha visto claro, lo que sí les podemos asegurar es que la primera quincena de agosto andará muy paseador en Tamaulipas, pues presentará su informe de labores con una muy buena campaña mediática.

En otros temas, la que andaba muy asustada con la publicación de sus declaraciones fue la diputada Aída Flores Peña,  fue la única priista tamaulipeca que de inmediato salió a calificar la fuga del “Chapo” Guzmán como vergonzosa, y sí que lo es. Pero andaba la legisladora preocupada porque sus correligionarios de su partido le echaron miedo que recibiría reprimendas por sus palabras. Nosotros le decimos a la legisladora, que muy bien, hasta que hay una priista local con pantalones y se atreve a ser autocrítica, muy saludable para la vida de una organización política, y también le aconsejamos que no le ande creyendo a las vecinas chismosas de barrio, es decir a los priistas sin mucho que hacer, que se la pasan sentados en la grilla y sus alcaldes políticos  llegan hasta a donde tienen que cobrar su compensación vitalicia. No le digo, Puras Charadas.