Puras charadas...

Uno como Capulina, otro abucheado y uno más ignorado

Vaya fiesta que armaron los tricolores con la toma de protesta a los nuevos presidentes de los comités municipales en la frontera, y pues además tenían que lucirse ante la visita del mandamás que además sobra decirlo, pisaba tierras de las que perdió el control, muchos dicen que en gran medida por los propios priistas aliados en grupos de poder incómodos.

Si algo hay que destacar, es el discurso del mandamás, con un mensaje claro y directo, reconociendo el trabajo que falta por hacer, puntualizando que tienen que corregir varios renglones y afirmando el dolor de la derrota, fuera de basura triunfalista y de positivismo falso y exagerado a los que nos tienen acostumbrados en este tipo de actos.Pero como en toda fiesta hay que señalar lo bueno, lo malo y hasta lo chusco.

Y precisamente desde Nuevo Laredo llegó la terrible noticia que el ex alcalde de esa ciudad, Benjamín Galván Gómez, fue el único de los ex ediles que no fue requerido al evento de la renovación del PRI.

Es más, que ni a la comida le pidieron que fuera. También desde allá dicen que el tal Benjamín sólo alcanzó a decir: de mejores sitios me han corrido y al fin que ni quería. Pues hay que decirle al también señalado como el de los peores alcaldes que ha tenido la noble ciudad de Nuevo Laredo, que se dé por bien servido de que se tardaron en correrlo porque algunos no lo veían ni terminando su periodo al frente del gobierno municipal.

Y siguiendo en el tema de la renovación del PRI en los municipios, hay que destacar que en el cambio de ese partido en la tierra de Rigo Tovar, sí en la misma fiesta tricolor pero en otro terreno también en pugna, el ex alcalde Mario Zolezzi García fue recibido con una fuerte rechifla y hasta algunos abucheos se escucharon cuando lo presentaron.

Nos dicen que el motivo es simple: don Mario es el proveedor de las tortillas que consume el municipio de Matamoros en los desayunos escolares. Claro que a los priistas no les agrada esa extraña cercanía entre Zolezzi García y doña Leticia, la alcaldesa de Matamoros, que por cierto sólo dicen que ella le está pagando la copa a don Mario, quien fue uno de los tres responsables de que el PRI perdiera en la elección municipal pasada.

Pero no hay que olvidar que Lety Salazar fue regidora cuando Mario Zolezzi García fue alcalde  y pues ya con motivo del muy cercano día de San Valentín, hay que especificar que amor con amor se paga.

El chivatazo: Por ahí nos hacen llegar un consejo para el Diputado junior, Ricardo Rodríguez Martínez, que sí quiere ser el mandamás de la capirucha necesita para el próximo diciembre ponerle mas dulces y menos naranjas a las bolsitas que reparta, porque hay que dejarle en claro que una cuestión es Victoria Sur y una muy diferente el paquete completo; otra sugerencia que me hacen llegar es que debería de entender que es un legislador y por lo tanto no puede en cada entrevista estar contestando al puro estilo de Capulina “No lo sé, puede ser, a lo mejor, tal vez, quién sabe….”

No le digo, Puras Charadas.