Al pie de la Letra

El municipio frente a la sociedad incivil

La década de 1980 trajo cambios importantes en nuestras instituciones nacionales. En 1983 se llevó a cabo la más ambiciosa reforma al municipio mexicano. Se le reconoció una condición de esfera gubernamental y se asignaron diversas funciones.

Tener estas atribuciones exclusivas fortaleció al municipio. El complemento para las nuevas funciones fue dotar al municipio de importantes facultades hacendarias con lo que en principio deberían cubrir los costos de la prestación de estos servicios.

El problema es que las razones políticas se impusieron sobre las necesidades. De modo que los ingresos municipales no siempre han ido a la par, más responsabilidades no siempre han contado con más recursos.

El resultado ha sido municipios con serias debilidades institucionales ante retos inmensos, especialmente en cuestión de seguridad.Mientras nuestro país viraba hacia la descentralización se inició un proceso de apertura comercial.

En 1986 México ingresó al GATT, iniciando un proceso que llevaría luego a la OMC y a una serie de acuerdos de libre comercio. La apertura comercial trajo grandes oportunidades a importantes sectores de nuestra economía y arrasó a otros.

Pero un sector al cual le llegó la apertura comercial como anillo al dedo fue a los delincuentes. La globalización permitió también que actividades criminales encontraran la ruta del crecimiento. La delincuencia atravesó fronteras y se sirvió de las oportunidades que brinda la mundialización para lograr sus fines.

Frente a la sociedad civil esta lo que Kofi A. Annan denominó sociedad incivil. Cada vez en mayor número y con armas más potentes, terroristas, criminales, traficantes de drogas y tratantes de personas, se aprovechan de fronteras abiertas, de mercados libres y avances tecnológicos prosperando en países con instituciones débiles.

La respuesta de la comunidad internacional a este reto mundial fue la Convención de Palermo. Este instrumento plantea la acción de la ley por encima de las fronteras.

Establece un mecanismo para responder a violaciones de ley en diversos países con acciones legales en varios países dejando atrás el uso exclusivo de medios y recursos nacionales. Hace unos días se desmanteló una red de trata de personas que operaba de Tlaxcala a Nueva York.

Todos los medios dan cuenta de  esta operación donde mujeres mexicanas eran enganchadas con engaños y llevadas a EEUU para prostitución y explotación laboral. Así funcionan hoy los delincuentes y así deben funcionar las autoridades. 

En este contexto complejo debemos preguntarnos si nuestras instituciones municipales colaboran a la lucha mundial contra el delito o bien si son parte de la debilidad institucional que lo facilitan.Para atender los problemas de seguridad hacen falta instituciones sólidas y voluntad política.

El municipio no puede hacer frente en las circunstancias actuales a la sociedad incivil, peor aún si la debilidad se mezcla con falta de voluntad política.