Al pie de la Letra

Reparación del daño

Son pocos los proyectos legislativos que han levantado tanta polémica como los relacionados con las víctimas del delito y de las violaciones de derechos humanos. 

Es preciso recordar que el ex Presidente Felipe Calderón vetó la ley General de Víctimas, y no fue hasta que Enrique Peña asumió la Presidencia de la República, que se promulgó y publicó.

Hace unos días, la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados emitió una opinión favorable para su reforma. De no existir algún inconveniente extraordinario esta semana, la Comisión de Justicia dictaminará a favor de ésta.

En esencia, se trata de corregir aquellas situaciones que no permiten que las víctimas del delito y de violaciones de derechos humanos accedan a la reparación del daño. De esta última, al día de hoy se han registrado muy pocos casos, aún cuando desde años atrás existe un fondo y cuenta con más de mil 500 millones de pesos, de los cuales solo el tres por ciento se ha ejecutado. 

El sistema actual no facilita estas reparaciones, las trabas son múltiples y señalaré una que urge modificar. La ley vigente prevé la reparación del daño hasta que hay un culpable, mientras que la víctima es víctima desde que se comete el delito. Esto ha impedido que miles de personas accedan a la justa indemnización y reparación a la que tienen derecho.

Tenemos un sistema incompleto que solo contempla reparar a víctimas de delitos federales, no así a cientos de miles de víctimas del fuero local. De acuerdo con el Sistema Nacional de Seguridad Pública, del total de víctimas de delitos cometidos el año pasado, el 94 por ciento correspondió al ámbito local y 6 por ciento al orden Federal.

Es urgente generar los medios para que todos los estados de la República creen su Comisión de Atención a Víctimas, la cual habrá de contar con los criterios precisos para reparar el daño con recursos económicos importantes para trabajar en ello.

Esta modificación por si sola traerá justicia y reparación de daño a los mexicanos que han sido víctimas del delito. 

Es preciso considerar todos los puntos de debate a fin de que los resultados urjan por una pronta Reforma de Ley, a efecto de que las víctimas tengan una oportuna reparación del daño sufrido.