Al pie de la Letra

Mamás fuera de serie

Como hecho a propósito se hizo entrega de la presea Mamá Fuera de Serie al día siguiente de festejar el día del padre. Cada una de las historias de las mujeres reconocidas con este programa del DIF estatal pudiera ocupar un pasaje del Cándido de Voltaire.

Verdaderas tragedias que una decena y media de mujeres han sorteado con una actitud digna de ser reconocida e imitada. A la convocatoria responden personas de todo el estado e instituciones, el único requisito es ser una madre sobresaliente y que una tercer persona la proponga.

Todas ellas han enfrentado múltiples adversidades que se presentan en la forma de enfermedades, discapacidades o incluso la muerte, en la mayor parte de los casos de los hijos. Creo que cada una de estas historias es una muestra de cómo la vida presenta obstáculos que para la mayoría de nosotros serían insalvables.

Me quedo con la satisfacción de que Coahuila es un estado lleno de mujeres sobresalientes. Esa mañana conocí a mamás fuera de serie de Saltillo, Piedras Negras, Torreón, Hidalgo, Abasolo, Monclova, Guerrero, Allende, Viesca, Matamoros, espero no omitir ninguno.

Es preocupante ver que la mayor parte de estas mujeres enfrentan los retos de enfermedades, discapacidades u otros problemas sin un hombre a su lado. Desconozco los detalles de sus vidas, creo que hacerlo sin pareja enaltece su esfuerzo y pone a pensar obligadamente sobre la forma en que se educa a los hombres en nuestras comunidades. Sin duda algo hacemos mal, cuando no vemos que ellos sean parte de esta proeza de amor.

No me queda más que felicitar a Carolina Viggiano por esta iniciativa. No puedo más que agradecerle la oportunidad de conocer a estas grandiosas damas.  Si algo faltó a los organizadores fue una buena dotación de pañuelos desechables. Cada una de estas historias conmueve hasta al más duro corazón. Así, en un auditorio de 3000 personas las lágrimas corrieron mientras en las pantallas y en el sonido se presentaban las historias de cada una de ellas.

Todas ellas marcadas por distintas tragedias pero destacadas por la forma en que las sortean. Lo dijo una de ellas al hablar en nombre del resto. El común denominador no es la adversidad sino la alegría y el amor con que se enfrenta.

Ante la enfermedad, la discapacidad o la muerte vemos gente que sobresale por la fortaleza interior con que se sobreponen a los retos de sus vidas. Lejos de lamentarse o buscar compasión ellas han crecido ante lo adverso e incluso encuentran tiempo y fuerza para el cuidado de sus hijos, para ganarse la vida y hasta para ayudar a otros.

Entonces recuerdo que la obra de Voltaire se titula Cándido o el Optimismo. Y es cierto que no vivimos en el mejor mundo posible o que siempre suceda lo mejor. Pero es indudable que si estáen nuestras manos sacar lo mejor de esta vida, sin importar las dificultades que se presenten.

Sin duda alguna el gran aprendizaje de todas estas excepcionales mujeres, es que el amor todo lo vence.